Más de 100 detenidos en jornada nacional de manifestaciones de empleados de comida rápida

Protestas en Manhattan

La policía de Nueva York detuvo a 19 personas durante la protesta en Times Square de trabajadores de restaurantes de comida rápidas.

- Getty Images

Más de un centenar de detenidos


Trabajadores de McDonald’s, Burger King, Wendy’s y otros negocios de comida rápida de más de 150 ciudades anunciaron la realización de una huelga que busca que el salario mínimo se eleve a 15 dólares la hora.

Más de un centenar de trabajadores fueron detenidos durante las protestas, señaló por su parte la agencia Efe.

Los manifestantes demandaron en pequeñas protestas organizadas en ciudades como Chicago, Miami, Nueva York, Los Ángeles, Las Vegas o San Diego mejores condiciones laborales y un aumento salarial.

Muchos de los trabajadores de las cadenas de comida rápida cobran el salario mínimo federal, que asciende a 7.25 dólares la hora.

Las primeras informaciones indican que hubo al menos 43 detenidos en Detroit, 24 en Chicago, 19 en Nueva York, 10 en Indianápolis y 7 en Miami, por mencionar algunas de las protestas.

Gween Moore también fue detenida

En una protesta en West Milwaukee, la congresista demócrata Gwen Moore fue detenida junto a otras 25 personas más.

"Me enorgullece mucho apoyar a los trabajadores de Milwaukee mientras se arriesgan a ser arrestados en pos de un mañana más brillante para sus familias", dijo Moore en un comunicado a través de su director de comunicaciones, Eric Harris, cita la AP.

Tyree Johnson también estuvo entre quienes fueron retirados por la policía en Chicago. Johnson gana 8.45 dólares por hora después de trabajar en un McDonald's de Chicago durante más de dos décadas.

"He estado ahí 22 años y no puedo ayudar a mi familia", comentó.

La campaña "Lucha por 15 dólares", la cual es financiada por el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios y otras organizaciones, ocurre en momentos en que la disparidad salarial entre pobres y ricos se ha convertido en un asunto político candente. Muchos trabadores del sector de comida rápida no ganan mucho más que el salario mínimo federal de 7.25 dólares por hora, lo que representa aproximadamente 15,000 dólares anuales por una semana de 40 horas.

Las protestas no han conseguido que los trabajadores ganen más, pero han tenido cobertura de la prensa.

En Nueva York, cerca de 300 personas se congregaron frente a un McDonald's situado en las inmediaciones de Times Square y bloquearon temporalmente el tránsito en la calle 42, lo que obligó a la Policía a detener a una decena de personas.

En Chicago se reunieron unas 150 personas para protestar frente a un centro comercial con restaurantes de McDonald's y Burger King, y 23 de ellas fueron detenidas y multadas por la Policía local por interrumpir el tránsito de vehículos.

El hartazgo de los empleados

En declaraciones a Efe, el secretario-tesorero del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU, en inglés), Eliseo Medina, aseguró que las huelgas del jueves "son una clara y firme señal de que los trabajadores de la comida rápida están hartos de tratar de sobrevivir con salarios de pobreza y quieren un salario que alcance para vivir"

Como dijo ayer el presidente Barack Obama, "las desigualdades salariales y de oportunidades son una tarea inconclusa en EEUU. Hoy, los trabajadores de comida rápida se han pronunciado, y el SEIU se enorgullece de apoyarlos", afirmó Medina.

Las protestas recorrieron las principales ciudades de Estados Unidos, aunque Chicago se convirtió en una de las más activas y allí un grupo de trabajadores del restaurante Rock & Roll McDonald's, el más grande y moderno de Chicago, dejaron sus puestos y se unieron al grupo de manifestantes, que usaban máscaras de Ronald McDonald y portaban carteles donde se leía "Salarios bajos, miles de millones en ganancias. ¡Los trabajadores de McDonald's valen más!".

El vicepresidente de la Federación Nacional de Minoristas, Bill Thorne, calificó la huelga de los trabajadores como un teatro orquestado por los sindicatos.

"El truco publicitario de hoy es sólo una prueba más de que el movimiento sindical no sólo está cada vez más mermado, sino de que han abdicado de su papel en una discusión racional y honesta sobre la fuerza laboral en EEUU", dijo Thorne.

Por su parte, la Asociación Nacional de Restaurantes afirmó que solo el 5% de los empleados del sector reciben el salario mínimo nacional, y de ellos 7 de cada 10 son menores de 25 años.

La versión de McDonald's

McDonald's aseguró en un comunicado que "respeta" el derecho de todos a una "protesta pacífica" y que el tema del salario mínimo excede a su compañía, pues afecta a toda la "masa laboral" del país.

"McDonald's y nuestros franquiciados independientes apoyamos pagar a nuestros valiosos empleados salarios justos en función de un mercado competitivo", señaló la empresa.

Sin embargo, la empresa recordó que los salarios son fijados por sus más de tres mil franquiciados en Estados Unidos, que operan el 90% de los restaurantes.

Deivid Rojas, del Comité Organizador de Trabajadores de Chicago, informó de que las protestas en el área continuaron más tarde en la vecina ciudad de Cicero (Illinois), donde hubo otros 16 detenidos.

Al mediodía se registraron además paralizaciones en restaurantes de McDonald's, Burger King, KFC y Domino's de Miami, Rockford (Illinois), Atlanta, Boston, Filadelfia, Hartford, Richmond y Charleston, según organizadores de la campaña "Fight for 15".

En mayo pasado, más de 100 empleados de McDonald's fueron detenidos por invasión de propiedad privada después de una protesta pacífica frente a la sede central de la corporación en el suburbio de Oak Brook, cerca de Chicago.

Desde entonces los trabajadores han arreciado sus reclamos en todo el país por un mejor salario y el derecho a integrar sindicatos.

"Haremos lo que sea necesario para que nos escuchen, porque no podemos esperar más", declaró Brittney Berry, madre de dos hijos y empleada de McDonald's, que está entre los detenidos en Chicago.

A través de un comunicado, las personas organizadas bajo el lema #StrikeFastFood (huelga en comida rápida), recordaron que el presidente Obama dijo en Milwaukee en el marco del Día del Trabajo que “en todo el país en este momento hay un movimiento compuesto por trabajadores de comida rápida que se organizan para elevar los salarios y poder mantener a sus familias con orgullo y dignidad. América merece un aumento de sueldo”.

Convocada para este jueves, los trabajadores de comida rápida programaron realizar en huelga caminando afuera de sus puestos de trabajo en busca de que el salario mínimo sea de 15 dólares la hora, además de tener el derecho de agruparse en un sindicato que defienda sus derechos como trabajadores.

A los empleados de fast food se unen miembros del clero, algunos funcionarios y miembros de la comunidad.

La huelga de este jueves se da luego de que el abogado general de la National Labor Relations (Junta Nacional de Relaciones de Trabajo) afirmara que, pese a las repetidas afirmaciones de McDonald’s, esta cadena ejerce un poder sustancial sobre las condiciones de trabajo de sus empleados.

Durante casi dos años, otros trabajadores de McDonald’s se han unido para realizar este movimiento sin represalias. “Sin embargo, una y otra vez la empresa y otros actores de la industria han tratado de eludir los llamados de los trabajadores, queriendo creer que la responsabilidad de los salarios y las condiciones de trabajo son responsabilidad únicamente de los franquiciados y no de las corporaciones que controlan la calidad y el precio de los alimentos”, afirma el comunicado de la Organización Fight For 15 Florida.

“Como las empresas empujan hacia abajo los salarios reales de los trabajadores promedio en Estados Unidos, un número creciente de economistas advierte que los bajos salarios son una barrera para el crecimiento de la economía de EEUU en general”.

Los organizadores anunciaron que no efectuarían una huelga en el área de Saint Louis Missouri, tras las violentas protestas registradas en el suburbio de Ferguson por el asesinato el 9 de agosto de Michael Brown, de 18 años, a manos de un oficial de policía blanco.

"Teniendo en cuenta los recientes acontecimientos en Ferguson, Missouri, y el deseo de paz y normalidad en la comunidad, los trabajadores de restaurantes de comida rápida decidieron no llevar a cabo una huelga el jueves en el área de St.Louis", señaló strikefastfood.org en el comunicado.

El movimiento de trabajadores de restaurantes de comida rápida se inició en Nueva York en noviembre de 2012 y se ha extendido también afuera de Estados Unidos, aunque con menor impacto, recuerda la AFP.

Finalmente, invita a seguir de cerca todo el movimiento en www.strikefastfood.org, además de buscar información en redes sociales con el hashtag #StrikeFastFood.