Cómo mejorar tu currículo sin mentir

Mentiroso

No caigas en la tentación de mentir a la hora de escribir tu currículo.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

No caigas en la tentación


A todos nos ha tentado, alguna vez, la posibilidad de hinchar nuestro currículo para aumentar nuestras posibilidades en el mercado laboral.

La operación de embellecimiento curricular puede ir desde una valoración optimista de tu nivel de inglés (la mentirijilla más habitual) a la invención de un título universitario, la ampliación de los años de experiencia en el campo solicitado o la adquisición espontánea de conocimientos informáticos avanzados.

Aunque muchas de estas manipulaciones puedan parecer comunes, inocentes y hasta asumidas por las propias empresas, lo cierto es que engordar el currículo no sale gratis: según un estudio realizado por CareerBuilder, el 42% de los entrevistadores que descubren mentiras en el currículo desestima al candidato de inmediato, mientras que un 36 por ciento decide mantener la candidatura pese a no considerar su contratación final, lo que acerca la tasa de desestimación al 80%.

¡Encuentra empleo ahora!

De entrada, puede parecer difícil que una empresa descubra las mentiras que se deslizan en un currículo, pero el estudio de CareerBuilder revela que un 72 por ciento de las compañías españolas asegura haber descubierto irregularidades en las solicitudes presentadas.

Algunas difíciles de detectar, pero otras tan evidentes como alegar experiencia en empresas que no existen o asegurar que se domina una lengua en el que no se puede ni mantener una conversación (como se hace evidente cuando el entrevistador trata de realizar la entrevista en ese idioma).

Las más frecuentes

De hecho, el estudio demuestra que las mentiras que con más frecuencia se deslizan en los currículos son precisamente las relacionadas con las responsabilidades anteriores (32%), el nivel de estudios (19%), las empresas en las que se ha trabajado (18 por ciento), las habilidades (15%), la titulación (siete %) y el colegio en el que se cursaron los estudios primarios y secundarios (cinco por ciento).

Aunque el engorde curricular pueda parecer una práctica extendida, sólo el 16% de los trabajadores reconocer haber recurrido a ella.

¿Has mentido alguna vez en tu currículo? Coméntalo en nuestros Foros.

¿Somos más honrados de lo que creemos o nos negamos a reconocer que manipulamos a conveniencia del entrevistador nuestra trayectoria laboral? Sin duda, la mayoría de las personas se limita a introducir pequeñas mejoras que en el fondo ni siquiera considera mentiras, pese a que cualquier desajuste que descubra la empresa, por pequeño que sea, puede minar la credibilidad del candidato casi con tanta eficacia como una exageración de bulto.

Lo que SÍ debes hacer

El estudio indica que si lo que queremos es presentar nuestro currículo bajo una luz más favorable existen otros métodos más eficaces y seguros que la mentira y cuyo objetivo es poner a la vista del entrevistador lo más positivo de nuestra experiencia laboral.

Entre esos métodos está ir al grano en tu exposición, tratar de destacar aquellas cualidades que te hacen especial y diferente a los demás y utilizar palabras clave de las que los entrevistadores utilizan para rastrear a los candidatos más válidos, como productividad, resolución de problemas, fidelización de clientes o creación de equipos.

Por encima de todo, recuerda que tu mejor carta de presentación es la honestidad y que por muy pequeñas que sean las mentiras que introduces en un currículo siempre existe la posibilidad de que te descubran, lo que puede poner en entredicho, sin ninguna necesidad, tu talla como profesional.

Buscar Empleo
Palabras Claves:
Localización
Posted within