¿Deberías rechazar una oferta de empleo?

Indecisión en el trabajo

Toma una buena decisión cuando de trabajo se trata.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

A veces es bueno decir que no


La búsqueda de empleo es una tarea difícil, sobre todo en la situación económica actual. Te emociona –o al menos te alivia– ver que tus esfuerzos llevan a tener en firme una oferta de empleo. Entonces vemos los titulares desalentadores sobre el mercado de trabajo pero ¿significa esto que tengamos que tomar cualquier oferta de trabajo?

Es cierto que la necesidad de tener un sueldo puede ser el mayor inconveniente para pensárselo, pero si estamos en condiciones de poder elegir debemos considerar todos los puntos de vista antes de apresurarnos a aceptar la oferta de una empresa.

¿Quieres encontrar empleo? Búscalo aquí.

Después de todo, un nuevo trabajo de tiempo completo suele durar un periodo prolongado de tiempo. Te presentamos algunas pautas para ayudar a determinar si debes aceptar una oferta de trabajo o esperar una oportunidad mejor:

Echa un vistazo más de cerca a la descripción del puesto: Revisa cuidadosamente los requisitos de trabajo, tareas y responsabilidades… y demás información. Hagámonos estas preguntas:

- ¿Voy a disfrutar en mi nuevo trabajo?

- ¿Voy a ser cuestionado?

- ¿Es el nivel de responsabilidad apropiado teniendo en cuenta mi experiencia?

- ¿Estoy dispuesto a hacer los cambios de estilo de vida necesarios (por ejemplo, los viajes, horarios de trabajo rígidos) que pueden afectar mi calidad de vida?

Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es ‘no’, es posible que aceptar el empleo no sea lo mejor. Mientras que algunos factores negativos pueden ser pasados por alto – un salario más bajo del que esperamos, por ejemplo – si hay problemas directos relacionados con el puesto de trabajo lo mejor será dejarlo pasar.

¿Te has arrepentido de haber aceptado algún empleo? Opina en nuestros Foros.

Evalúa a la empresa: El ambiente de trabajo afecta cómo te sientes en el día a día, así que asegúrate de que te puedas sentir cómodo en esa empresa. Si, por ejemplo, la cultura de trabajo es muy conservadora, con horario fijo y los procesos establecidos, es probable que no seas feliz si te gusta trabajar en un ambiente más informal.

También considera el estilo de trabajo de tu futuro jefe y tus compañeros de trabajo.

Si creemos que podemos tener conflictos con los compañeros debemos andar con cuidado. Si bien las diferencias en el carácter y en las opiniones pueden dar lugar a una mejor dinámica de grupo, los desacuerdos frecuentes a menudo llevan a los equipos de trabajo a ser improductivos e infelices.

Revisa el paquete de compensación: ¿Cómo se compara el sueldo a lo que hicimos en nuestro trabajo anterior, a lo que otros en su especialidad y con las mismas habilidades? Echa un vistazo en el paquete de beneficios, también. ¿Son generosas sus ventajas? Ten en cuenta que los beneficios de los bonus e incentivos a veces pueden superar a los del propio salario.

También puede ser que te ofrezcan un trabajo que requiere trabajar largas horas, pero con la opción de trabajar a distancia. Poder trabajar desde tu casa un par de días a la semana te puede dar tiempo para atender a las obligaciones personales y compensar un horario de trabajo poco flexible.

Además, si la oferta cumple con la mayoría de tus necesidades pero no incluye un beneficio que es importante – como el reembolso de matrícula para unos estudios de posgrado que deseamos – no pierdes nada por preguntar si ese beneficio se puede incluir en tu contrato de trabajo.

Pregunta acerca de las oportunidades de crecimiento: No hay nada peor para nuestra carrera profesional que quedarnos atrapados en un trabajo sin fin. Mientras que una situación así puede estar bien para un corto espacio de tiempo, mantener un puesto que no nos permita avanzar durante mucho tiempo puede pasarnos factura en nuestra felicidad y en nuestra salud.

Trata de obtener una idea realista de las oportunidades de crecimiento disponibles en la empresa. Por ejemplo, ¿Hay muchas personas que se han ido de la empresa? ¿De dónde comenzó a trabajar en la empresa el director? Si las respuestas a estas preguntas no parecen apoyar una política de promoción interna, es posible que deseemos continuar la búsqueda de empleo.

Pensar cuidadosamente algunos de estos aspectos nos puede ayudar a decidir si debemos aceptar, rechazar o negociar una mejor oferta. Si después de evaluar cada uno de estos puntos aún no estás seguro, debes seguir tu intuición.

Si no tenemos información suficiente podemos investigar en Internet o preguntar a la persona que nos haga la entrevista de trabajo. Aceptar un nuevo empleo es un paso importante y debemos conocer bien todos los factores que nos ayuden a tomar una decisión. Con un análisis concienzudo de los pros y los contras, seremos capaces de tomar la mejor decisión para nuestro futuro profesional.

Buscar Empleo
Palabras Claves:
Localización
Posted within