Enlaces Relacionados

  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Empleos de los famosos
  • Próximo álbum

El primer empleo de los famosos, antes de que fueran famosos

No todas las estrellas de la farándula que ahora vemos rodeadas de glamour y flashes por donde quiera que van, nacieron en una cuna de oro. Muchos de ellos tuvieron que trabajar duro, y en cosas que ni te imaginas. Careerbuilder y Forbes nos presentan las insólitas ocupaciones de las estrellas antes de que fueran estrellas.
Barack Obama. El mismísimo presidente de Estados Unidos se inició en el mundo laboral siendo la mascota de la franquicia heladera Honolulu Baskin Robbins.
Brad Pitt. Antes de ser la famosa estrella de Hollywood, el actor trabajó como la mascota de un restaurante mexicano, chofer de strippers y transportista de frigoríficos. Esos trabajos le permitieron pagar sus clases de interpretación.
Madonna. Recién llegada a Nueva York y con 35 dólares en la bolsa, la ahora “Reina del Pop” trabajó en Dunkin’ Donuts, al centro de la ciudad.
Sean Connery tuvo un largo camino al éxito. Fue repartidor de leche en St. Cuthbert’s Cooperative Society, en Escocia. Luego estuvo en la Marina Real, pulidor de ataúdes y también trabajó como albañil y modelo.
Harrison Ford. Trabajó durante años como carpintero. A la fecha, el actor no ha dejado de practicar la carpintería, incluso para algunas producciones de Hollywood.
Christopher Walken, con tan solo 15 años, trabajaba como domador de leones.
Sylvester Stallone se ocupaba de limpiar el excremento precisamente de los leones en el zoológico Central Park.
Johnny Depp. A principios de los años 80, el ahora actor se ganaba la vida vendiendo plumas estilográficas por teléfono.
Danny DeVito. Comenzó a trabajar a los 18 años como peluquero en un salón de belleza rentado por su hermana.
Hugh Jackman trabajó como el payaso Coco. Esa profesión no le fue fácil, pues recibía las críticas de los niños por no saber hacer magia.
Dustin Hoffman. Realizó todo tipo de trabajos curiosos: mecanógrafo de Páginas Amarillas, ensartador de cuentas de collares hawaianos, empleado de guardarropas y probador profesional de perfumes.
Quentin Tarantino era acomodador de un cine porno. Luego trabajó en una tienda de videos, donde despertó su pasión por el cine.
J. K. Rowling. Trabajó varios años en Amnistía Internacional y fue profesora de inglés en Portugal.
Pedro Almodóvar. El cineasta trabajó durante 12 años como auxiliar administrativo en Telefónica. Con esos ingresos financió sus primeros trabajos en el cine.
Michael Dell. El fundador de la empresa que lleva su apellido, y dueño de una fortuna de 159,000 millones, comenzó fregando platos en un restaurante de comida china.
Próximos álbumes

Las estrellas mejor pagadas de 2013 según Forbes

Los 10 filántropos más generosos del mundo

Famosos que nacieron en cuna de oro

Euforia por las prendas de los Beckham

Disfruta más imágenes
a tu izquierda