Publicidad | Vea su anuncio aquí

Dinero  > Finanzas Personales  > Ahorro

  • thumb1
  • thumb2
  • thumb3
  • thumb4
  • thumb5
  • thumb6
  • thumb7
  • thumb8
  • thumb9
  • thumb10
  • thumb11
  • thumb12

Los mayores timos de EU

Cuestan poco, pagamos mucho

Si crees que mandar un mensaje de texto o comprar palomitas en el cine resulta barato, estás en un grave error. Las ganancias generadas por estas actividades alcanzan cifras enormes porque su precio es desorbitado comparado al costo real que tienen. Hay más casos. Según CNNMoney, éstos son los mayores timos de América.

Mensajes de texto

Aunque parezca que los mensajes SMS son prácticos y económicos, en promedio cuesta 20 centavos mandar uno y 10 recibirlo cuando, según el científico Srinivasan Keshav, quien explicó este problema en el Senado, a las compañías de telefonía les cuesta un tercio de centavo el envío.

Esto supone un increíble margen de beneficio del 6,500%, lo que proporciona ganancias astronómicas por algo que parece muy barato.

Y si crees que por estar en un plan que incluya mensajes ilimitados te salvas de este "timo", te equivocas. En promedio dicho plan cuesta $10, así que por muchos mensajes que mandes y recibas, las compañías siguen ganando.

Palomitas en el cine

¿A quién no le gusta ver una película mientras disfruta una bolsa de crujientes palomitas de maíz? Este gusto es un verdadero lujo si consideramos que producir una bolsa de palomitas mediana (que en promedio te cuesta $6 en los cines) le cuesta al empresario 60 centavos, por lo que consigue una ganancia del 900%.

Parece difícil de creer, pero este "timo" tiene una explicación. En el libro Why Popcorn Costs So Much at the Movies: And Other Pricing Puzzles escrito por el profesor de economía de la Universidad de California-Irvine, se asegura que de los $10 que cuesta una entrada al cine, un pequeñísimo porcentaje va para el complejo. Por eso el dueño tiene que buscar ganancias en otros servicios, como las palomitas. Ahí radica el verdadero negocio de tener un cine.

Reportes "gratuitos" de crédito

El sitio freecreditreport.com no tiene nada de gratuito, ya que en cuanto te inscribes te piden un número de tarjeta de crédito y automáticamente "vigilan" tu crédito por una comisión mensual de $14.99 que al final de año suma $179. 

Un respondable del sitio, que pertenece a la compañía Experian, asegura que saben que "un pequeño porcentaje de los clientes en realidad no entienden que se han dado de alta en un servicio de monitoreo de crédito. Trabajamos caso por caso para resolver esas cuestiones con los clientes." El Better Business Bureau ha recibido más de 11 mil quejas de este sitio.

En cambio, el sitio AnnualCreditReport.com, sí es gratuito y permite solicitar una vez al año el reporte de crédito en cada una de las compañías que lo rastrean: la propia Experian, Equifax y TransUnion.

Analgésicos de marca

Al momento de comprar un analgésico es común elegir el que tiene la presentación más atractiva o la marca más conocida. El problema es que éstos cuentan un 60% más, un verdadero abuso. Por ejemplo: en una farmacia Duane Reade de Nueva York, un frasco de 50 tabletas de 200 mg de Advil cuesta $8.49 por los $5.29 que se paga por el mismo ibuprofeno de marca genérica.

Las marcas más conocidas se puede pensar que son más eficaces, pero los genéricos funcionan exactamente igual. Esto está establecido por ley.

Quitan el dolor igual

Las marcas genéricas contienen los mismos ingredientes activos, aunque puedan variar en color y sabor, pero para el dolor de cabeza son igualmente efectivos.

Cuando compres analgésicos revisa los precios y nunca olvides que la marca no lo es todo.

Vino en los restaurantes

Acompañar la comida de un restaurante con un buen vino puede ser algo delicioso, pero su costo es desproporcionado. El vino en los restaurantes puede costar seis veces más que su precio en tiendas. Por ejemplo, en el Olive Garden de Manhattan una botella de Sutter Home's White Zinfandel cuesta $24, cuando al menudeo se consigue en $4.

De acuerdo con Ronn Wiengand, quien tiene el boletín para restaurantes RestaurantWine, los lugares marcan las botellas más baratas un promedio de tres veces su precio. En el caso de los vinos más caros el costo sube al doble. Y por copa, el "timo" es peor. Los precios se triplican o cuadriplican.

Libros de texto

Todos los semestres los estudiantes sufren para pagar los costosos libros de texto que sólo usarán pocos meses. Según un estudio gubernamental, los precios de los libros de texto se triplicaron en el periodo 1986-2004. Esta subida es más que el doble de la tasa de inflación nacional en las últimas dos décadas.

Los editores elevan el precio al lanzar nuevas ediciones que son innecesarias, ya que la información novedosa es escasa y sólo incluyen materiales adicionales como un CD-ROM.

Y para los estudiantes no existe alternativa. El par de dólares en el que luego venden los libros de $250 no es un gran consuelo.

Gasolina súper

Llenar el tanque con gasolina súper puede dejar vacío tu bolsillo. Este tipo de gasolina es otro "timo", ya que el galón tiene un precio entre 20 y 40 centavos más que el combustible normal. Esto significa que pagas un 15% más por una gasolina que no tiene mejor rendimiento para la mayoría de los autos.

Gabriel Shenhar, quien hace pruebas automotrices para Consumer Reports, menciona que usar gasolina súper es como "dar a tu perro un alimento más caro y esperar a que salte más alto".

Este especialista aconseja que uses el tipo de gasolina que el fabricante recomienda para tu auto y que leas el manual de usuario del vehículo.

Mini bares en los hoteles

Todos esos dulces y bebidas representan una tentación para cualquier viajero hambriento, pero salen carísimos. ¿O qué piensas de unos gummy bears por $14?

Oyster Hotel Reviews envía a su editor en jefe Will Begeny a conocer hoteles a lo largo del país y ha descubierto que los artículos en los mini bares tienen un precio 3 ó 4 veces mayor que su costo normal. Por ejemplo: $10 por una botella de agua en el hotel Mansfieldl, unas velas con "aroma a madera" en el hotel Gramercy Park por $150 o una pasta de dientes por $12 en el hotel The Tuscany.

De acuerdo con Begeny "los mini bares son un símbolo de status, especialmente en hoteles lujosos. Suelen incluir productos raros, como esas velas, así la gente no se da cuenta".

La próxima ocasión que decidas quedarte en un hotel, mejor camina unas calles para comprar lo que necesitas en lugar de caer en este abuso.

Películas en la habitación de hotel

Además del mini bar, pedir películas en la habitación es una manera de incrementar innecesariamente tu cuenta en un hotel. De acuerdo con LodgeNet, compañia que se dedica a proporcionar programación a hoteles, una película le cuesta al huésped entre $10 y $15, dependiendo de la popularidad y lo novedosa que sea.

Esto es un abuso, ya que rentarla en Blockbuster cuesta $5. Aunque cabe señalar que tienen algunos estrenos que aún están en el cine. Es mejor aprovechar el reproductor DVD que existe en la mayoría de hoteles y llevar tus propias películas.

A veces es imposible escaparse

Prácticamente todos hemos caído en alguno de estos "timos", ya que están tan bien pensados que es muy difícil escaparse. Pero conocerlos sirve para tomar conciencia acerca del verdadero valor de las cosas y lo que pagamos por ellas. Además recuerda que un consumo responsable hará que tu bolsillo lo agradezca.

Publicidad | Vea su anuncio aquí