Publicidad | Vea su anuncio aquí

Industria del cangrejo en EU se sostiene con trabajadoras mexicanas

El motor de la industria de EU

- Getty Images

Una moneda de oro que pesa 100 kilos

FOTOS:  Una moneda de oro que pesa 100 kilos

Ver fotos
Tequila conquista a los chinos

FOTOS:  El tequila conquista a los chinos

Ver fotos
Un negocio delicioso

FOTOS:  Un negocio delicioso

Ver fotos
Última moda en seguridad

FOTOS:  El negocio de la moda antibalas

Ver fotos
Hasta perros piden limosna en Filipinas

FOTOS:  Hasta perros piden limosna en Filipinas

Ver fotos

Sienten temor

WASHINGTON, D.C. - Con un cuchillo, Verónica Ramírez rasga el grueso caparazón de un cangrejo de Maryland, para obtener su carne. Esta es la quinta temporada que deja a su familia para unirse a los cientos de mujeres mexicanas que vienen cada año a Estados Unidos a recolectar jaiba.

"Hoy saqué 18 libras (8.2 kilos) de carne", aseguró Ramírez, lo que representa $45, pues gana $2.50 por libra. Esta mujer de 37 años llegó con una visa de trabajador temporal, al igual que las otras mexicanas.

Estas mujeres temen ahora que su fuente de trabajo esté en peligro a causa de un reporte publicado la semana pasada por la facultad de derecho de la American University de Washington y el Centro de los Derechos del Migrante.

El estudio, que encuestó a 43 mujeres, asegura que las recolectoras de cangrejo viven y trabajan en condiciones extremas y que le arrebatan el empleo a trabajadores estadounidenses.

Durante el lanzamiento del reporte, Elisa Martínez contó que en el año 2000 vino pues un contratista le había prometido "trabajo y una casa bonita".

Condiciones precarias

"Cuando llegamos, la realidad era diferente. Yo y otras siete personas vivíamos en un pequeño remolque", dijo Martínez.

"Había ratas y cucarachas en la cocina. No teníamos máquina para lavar la ropa", añadió.

Como sus colegas, ella era remunerada por libra de carne de cangrejo recolectada, pero como la cosecha es impredecible, pasaba semanas enteras sin trabajo ni paga, por lo que no podía enviar dinero a sus familias en México.

"Venimos aquí porque no hay trabajo en México. Lo único que queremos es dar a nuestras familias una vida mejor", dijo Martínez, conmovida.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí