Una empresa debe renovarse o morir

Renovarse o morir

Las empresas deben mostrar su capacidad de adaptación para no convertirse en historia.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

La evolución también es clave en la permanencia


Se queda en el camino todo aquel que no se adapta. Esta premisa funciona también para las empresas, que deben mostrar su flexibilidad para atender a los consumidores y llegar así a la estabilidad.

“No es el grande el que se come al chico, sino el más rápido el que se come al lento”, dijo Jesús Mesta a la revista Entrepreneur. Mesta es director y fundador de Soisa, una empresa mexicana que comenzó como una fábrica de ropa y hoy en día se dedica a proveer de asientos, salvavidas y carpas para los toboganes de emergencia a 70 aerolíneas comerciales de todo el planeta.

El contrabando de telas y ropa china a mediados de la década de los años 90 mermó en la compañía que había generado más de mil empleos y a exportar a todo el mundo. “Hicimos todos los esfuerzos por seguir compitiendo. Sin embargo, las condiciones no estaban dadas: perdíamos márgenes, mercado y teníamos un serio riesgo de descalabro fuerte”, cita el medio al empresario.

Ahora, el negocio de su padre se enfrentaba al reto de renovarse o morir. En 2005, junto a su hermano Javier, Jesús decidió moverse a la industria aeroespacial, en donde vieron un gran potencial.

“Si bien fue una decisión difícil, tuvimos que tomar el reto. Pensamos que si éramos buenos para la costura y para exportar, podíamos competir”.

El nuevo giro de la compañía comenzó con siete personas y un reducido espacio para trabajar. Sin embargo, se enfocaron en certificarse, pues la seguridad es clave en este tipo de industrias.

“Era maquila pura, pero tras la certificación comenzamos a ganarnos su confianza. La clave fue cumplir lo que prometíamos. Luego nos subieron la vara y vieron que podíamos brincarla”, recuerda Jesús.

Entrepreneur subraya que para Leoncio Salabru, quien es director de TechBa Montreal, Soisa se posicionó entre los grandes de la aeronáutica por:

- Mostrar compromiso. Desde el principio fueron bien hechas las cosas, pues asumieron que debían certificarse para ser los mejores y más confiables proveedores.

- Capacitarse. La empresa ha apostado por el desarrollo y superación constante de la gente que la compone.

- Especializarse. Ser excelente en una sola cosa es mejor que ser mejor en todo, a nivel internacional. Soisa se ha integrado verticalmente hacia un solo producto, dándole un mayor valor.