Una nueva forma de enviar dinero a Latinoamérica

Remesas

Envío de remesas.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Emprendedor unió sus grandes pasiones


Edrizio de la Cruz es un emprendedor que ha regresado al lugar donde se crió, Washington Heights, en Nueva York, para poner en marcha Regalii, un servicio para las familias inmigrantes de envío de dinero para gastos básicos como comida o medicinas.

Con este servicio, De la Cruz ha logrado unir su pasión por la tecnología y los negocios con el deseo de ayudar a otros inmigrantes como él.

"Regalii es una manera más fácil y directa de apoyar a los seres queridos en Latinoamérica. A través de Regalii una persona puede prepagar la comida o necesidades básicas sin tener que pasar por el envío de dinero en efectivo", dijo de la Cruz en entrevista con Efe.

De la Cruz nació en República Dominicana, pero a los 12 años se mudó junto a su madre y hermano a ese enclave de inmigrantes dominicanos que es Washington Heights.

"Pero en mi barrio había otros inmigrantes, salvadoreños, mexicanos, puertorriqueños, a todos nos unía el sentirnos extranjeros y la preocupación por la familia en nuestros países", comentó.

Contra los inconvenientes de siempre

Por su experiencia, De la Cruz asegura que conoce todos los inconvenientes que supone el envío de remesas al extranjero, no solo por las tarifas que se cobran, sino, y sobre todo, por un tema de seguridad de quien recibe ese dinero.

"Yo he visto cómo los inmigrantes tenían que pasar por un proceso de remesas que no era rentable ni para el emisor ni para el beneficiario, porque esa persona tenia que recogerlo y llevarlo en efectivo, lo cual supone un riesgo también", afirmó.

Por eso, tras estudiar en la prestigiosa escuela Wharton de la Universidad de Pennsylvania donde se graduó en negocios en 2011 y tener un trabajo a tiempo completo en la banca, este dominicano decidió en 2012 sacar este producto.

Así, Regalii se sirve de la tecnología móvil, de gran expansión en Latinoamérica, para satisfacer las necesidades de las familias de los inmigrantes.

"Después de terminar mi jornada laboral me iba a casa y trabajaba en la idea de lo que hoy es Regalii, investigando, haciendo estudios de mercado y pruebas hasta que tomé la decisión en marzo de 2012 de dejar mi trabajo para dedicarme totalmente a este proyecto", contó.

Una inyección de capital y vida

Tras recibir una inyección de capital el año pasado de un grupo de inversionistas de Silicon Valley, Regalii opera actualmente en República Dominicana, donde cuanta con una red de comercios en varias ciudades.

De la Cruz adelantó que "para fines de este año estaremos en el país entero, porque estamos en el proceso de integrarnos con una cadena de hipermercados presente en toda la República Dominicana".

Con más de 21 mil transacciones desde que inició sus operaciones, De la Cruz ha llevado su sueño al corazón del barrio de su infancia y ha puesto una oficina en la que trabajan 13 personas.

Este emprendedor ha apostado por volver a sus orígenes, regresar a la ciudad donde llegó con su familia, donde asegura ha visto el esfuerzo de personas como ellos.

Su deseo de superar y honrar el trabajo de sus padres ha sido el motor que lo ha movido a dar siempre lo mejor, desde que era un estudiante de las escuelas públicas de Queens, luego en la Escuela de Negocios Zicklin del Baruch College de Nueva York hasta codearse con los "mentes brillantes" de la escuela Warthon.

"El esfuerzo de mis padres que dejaron todo para que yo tenga más oportunidades es como un mensaje que me recuerda que siempre tengo que dar lo mejor. Lo mío es pegarle a la bola, y pegarle bien", finalizó.