Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami
  • Gourmet food trucks Miami

Gourmet food trucks en las calles de EU

En grandes áreas metropolitanas de Estados Unidos ha surgido una nueva pequeña industria: los gourmet food trucks.
Los puestos de comida en la calle existen desde siempre, pero ahora la gastronomía de calidad también se ofrece sobre ruedas.
Cada uno de los camiones tiene sus especialidades, ya sean carnes al grill, pescados, crepes, comida asiática...
Los postres artesanales también tiene su hueco en esta nueva ola que recorre las calles de ciudades como Los Ángeles, Nueva York o Miami.
Todos los camiones informan a su clientela de dónde están en cada momento a través de redes sociales como Facebook y Twitter.
Su adaptación a la tecnología no se queda ahí: algunos incluso aceptan pagos con tarjeta de crédito a través de su iPad.
El diseño exterior de los vehículos también debe cuidarse para ser acorde con el tipo de gastronomía que ofrece cada uno.
En esta incipiente negocio cada pequeño detalle es importante para atraer a la clientela.
Durante el día, cada camión suele hacer su ruta, pero algunas noches se reúnen en food courts creando rápidamente una feria de comida ambulante.
Los precios de los almuerzos varían, pero la mayoría se encuentran entre los $5 y los $15.
Algunos restaurantes ya establecidos han invertido en un camión y se han lanzado a las calles para darse a conocer a una clientela más amplia.
Otros tienen en mente hacer el camino inverso: ahora que ya son conocidos por su camión y tienen una clientela estable están pensando en abrir su propio restaurante.
Pero un restaurante supone una inversión superior a los $70 mil o $90 mil que puede costar poner un camión de comida gourmet en la carretera.
Para Michell Sánchez, de Miami, el camión fue la salida profesional que buscaba después de que la crisis le impidiera seguir comerciando con oro.
Ahora Sánchez, que regenta el Latin House Grill junto a su esposa Bella y su madre Teresa Pérez, asegura que es mucho más feliz que en su anterior empleo.
Para que la clientela les siga allá donde vayan los camiones deben mantener un estilo de comida, pero también variar el menú diario para evitar cansar a los comensales.
También hay camiones especializados en postres, como el Dolci Pecatti de Natalie Yepes, una colombiana especializada en los helados artesanales.
Cuando se reúnen varios camiones en un food court es habitual ver a los clientes preguntando por los menús en varios vehículos antes de decidirse qué comer ese día.
La originalidad en las presentaciones es otra forma de atraer a los clientes.
El ambiente es relajado y festivo alrededor de estas "ferias gastronómicas rodantes".
Familias y amigos comparten comidas de diferentes camiones en una misma mesa.
El camión gourmet pionero en Miami, el Latin Burger de Jim Heins, echó a rodar en diciembre de 2009.
A partir de entonces han surgidos varias decenas de gourmet food trucks en toda el sur de la Florida.
Así que los camiones de comida gourmet parece que han llegado para quedarse.

Publicidad | Vea su anuncio aquí