Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • defraudador
  • Próximo álbum

Las características de los defraudadores en las empresas

KPMG realizó una investigación de 2008 a 2010 para identificar los principales rasgos de los defraudadores dentro de las empresas. El estudio, de 348 casos en 69 países, permite saber si los controles internos de las compañías y otros procesos siguen siendo adecuados conforme a las condiciones del mercado y si los objetivos internos de crecimiento cambian. A continuación te presentamos las principales características:
Un individuo de 36 a 45 años de edad, de sexo masculino en un puesto de alta gerencia en el área de finanzas o en una función relacionada.
Un empleado con una antigüedad de más de 10 años, que normalmente trabajaría coludido con otro individuo.
Se comporta de manera voluble y dramática, arrogante y con una actitud de confrontación o agresividad al ser cuestionado.
El desempeño o habilidades de los nuevos empleados en su unidad no reflejan experiencia anterior consignada en sus currículum vitae.
Falta de confiabilidad y propensión a errores y bajo rendimiento, con una tendencia a hacer trampas y / o romper las reglas, pero intentando evadir la culpa y la responsabilidad por sus errores.
Infeliz, al parecer estresado y bajo presión, mientras acosa e intimida a sus colegas.
Rodeado de "favoritos" o personas que no cuestionan su comportamiento, y micro-management de algunos empleados mientras él se mantiene a distancia.
Los vendedores /proveedores solo aceptan tratar con este individuo, quien también puede aceptar generosos regalos que resultan excesivos o contrarios a las normas corporativas.
Persistentes rumores o indicios de malos hábitos personales, adicciones o vicios, posiblemente con un estilo de vida que parece excesivo para sus ingresos o, aparentemente, excedido en sus finanzas personales.
Autointeresado y preocupado por su propia agenda, y con oportunidades para manipular sus pagos y recompensas personales.
Además, las empresas deben tener presente estos ‘focos rojos’ para identificar si su empresa está siendo defraudada: Que una unidad de negocio tenga éxito a pesar de los competidores luchando con la disminución en ventas y/o utilidades.
Que se dé un exceso de presión sobre los altos directivos y empleados para lograr metas de ganancias y objetivos de negocio inusualmente duras.
Métodos de pago complejos o inusuales y acuerdos generados entre la empresa y algunos proveedores/clientes.
Que el negocio pueda tener múltiples acuerdos bancarios en lugar de un claro proveedor -un posible intento por reducir la transparencia de sus finanzas.
Que el negocio constantemente empuje los límites y fronteras en materia de criterios financieros o de tratamiento contable.
Que exista secretismo acerca de una función, sus operaciones y sus resultados financieros, y que la unidad no coopere con respuestas o información de apoyo para indagaciones internas.
Que el éxito en términos de rentabilidad no se refleje en aumentos en los flujos de efectivo.

Deseas crear tu propia empresa, encuentra en Pequeñas empresas todo lo que necesitas para hacerlo.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Videos

Próximos álbumes

Migrante ¿buscas invertir tus remesas en México?

Los empleos prohibidos en Estados Unidos

La Semana del Emprendedor en fotos

Los países más pesimistas sobre el empleo

Disfruta más imágenes
a tu izquierda