Cómo puedes formar un equipo eficiente

Contratando

Contratando personal.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Por: Victoria 147


Antes de formar a tu equipo de trabajo, lo más importante es saber cuáles son tus objetivos y el rumbo al que deseas llevar tu negocio.

Lo más importante para hacer una planeación estratégica de recursos humanos es comenzar desde el principio, es decir, tener claro cuál es la misión y la visión de tu emprendimiento; ya que no puedes planear a quién necesitas contratar si antes no sabes cuáles son los objetivos por cumplir y la dirección hacia la que quieres dirigir tu negocio.

Todos necesitamos planear para tener un crecimiento estratégico y para innovar en los servicios y productos que ofrecemos. Todos pueden ser innovadores y no necesitas “romperte la cabeza” para lograrlo; lo que recomendamos es lo que ya muchos expertos del tema dicen que se requiere:

1) Tener un profundo análisis y entendimiento del entorno (político, social, cultural, tecnológico del país y tu industria) para saber cómo este te afecta.

2) Tener este mismo conocimiento pero de tu empresa y competencia.

Ahora bien, antes de comenzar a contratar gente es importante tener la base de negocio estructurada adecuadamente para que puedas desarrollar una estrategia efectiva de crecimiento que te permita ver qué perfiles de puesto necesitas para llegar a la meta deseada. Para ello te recomendamos dos herramientas útiles: el análisis FODA y las cinco fuerzas de Porter.

El FODA consiste en detectar fortalezas y debilidades internas de la empresa y las oportunidades y amenazas del entorno en el que te desenvuelves.

Las dos primeras son aspectos positivos que se deben aprovechar, mientras que las debilidades y amenazas son problemas que deben eliminarse en la medida de lo posible. Al combinar las fortalezas con las oportunidades se pueden obtener buenas líneas de acción sobre las cuales trabajar.

Por su parte, Porter menciona que una empresa siempre deberá de lidiar con cinco fuerzas que, de pasar desapercibidas, van a causar una planeación y estrategia poco eficientes, que te harán dar vueltas, hacer lento el camino o contratar personal que realmente no necesitas. En consecuencia perder el rumbo.

En resumen, estas cinco fuerzas te dicen que debes tener en cuenta el poder de negociación de tu consumidor: “el cliente siempre tiene la razón”, y sí, los consumidores cada vez están más informados y su poder de decisión ya no depende solo de si le gusta lo que ofreces, pueden escuchar las experiencias de otros, buscar en internet o verificar si existe algún sustituto mejor calificado.

Para que tú sigas siendo la opción preferida en el mercado, debes de considerar desde el trato con el proveedor (para mantener fechas de entrega y precio de materia prima); la experiencia de compra (actitud vendedor, atención en tienda física y online); conocer qué hace la competencia y cómo está creciendo el mercado (para saber tu posición, así como qué ventajas o diferenciadores ofreces).

Equipos eficientes

Una vez analizada esta información y ya con tus bases bien estructuradas, podrás comenzar a crear un plan estratégico de recursos humanos. Debes pensar qué procesos, por ejemplo de fabricación, servicio a clientes, operación y marketing, entre otros, se deben poner en marcha para obtener resultados, y entonces es cuando se deberá adaptar la organización a estos procesos, buscando perfiles y competencias específicas que permitan su realización.

Para lograrlo es esencial tener un liderazgo situacional; es decir, que se adapte al momento histórico en el que te encuentras, y que permita llevar a cabo capacitaciones para que las personas adecuadas realicen el trabajo y así cumplir con los objetivos.

Tener la descripción (perfil) de puesto es esencial para evitar la duplicación de tareas, la falta de orientación y el cumplimiento de metas o tareas determinadas. Al tener estos perfiles, tu equipo podrá entender y saber qué se espera de él y cómo es que se le va a medir.

Estos consejos te serán de mucha utilidad:

1. Sé realista. Si ya cuentas con colaboradores, habla con ellos y pregúntales qué es lo que hacen. En caso de contar con un jefe pregúntale qué cosas de ese listado no deberían ser parte del trabajo. Esto te servirá para entender la dinámica real y poder ahora sí, describir el puesto oficialmente. Si apenas vas a comenzar a integrar el equipo, piensa en las actividades que se deben de hacer para llegar a los objetivos.

2. Aprovecha. Este es el tiempo de pensar en todas las actividades que deseas que la persona de ese puesto realice, piensa en tareas asociadas que pudiera tener. Pero cuidado, estás tratando con personas, no con máquinas, así que no abuses.

3. Escribe. En un documento oficial escribe las descripciones de los puestos que necesitas. Debe de ser breve, concreto, conciso y específico. Recuerda que este debe de ser acorde al momento que vive tu empresa. Todo evoluciona y para crecer debemos ir de la mano del cambio. Los perfiles pueden adaptarse con el paso del tiempo y de acuerdo a las necesidades.

4. Comparte. Asegúrate que tu equipo (y los nuevos que se integren) conozcan y entiendan estos perfiles. Ellos deben saber qué se espera de su trabajo para que al momento de evaluar no haya malos entendidos y puedan tener retroalimentación positiva que los ayude a crecer.

Tener los perfiles de puesto es elemental para poder realizar tu estrategia de negocio. Cuando hagas entrevistas de trabajo, evalúa tanto la parte técnica (que la persona tenga los conocimientos) y la parte de personalidad (que las características y actitud del candidato vaya acorde con el perfil del puesto).

Finalmente, recuerda que cinco minutos de mala planeación pueden convertirse en muchas horas de mal trabajo.

Victoria 147 es una organización sin fines de lucro cuyo propósito es redefinir el concepto de la mujer actual a través de su plataforma de aceleración de negocios y networking para magnificar e impulsar el potencial de las mujeres emprendedoras del país.