Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Trabajos con futuro
  • Trabajos con futuro
  • Trabajos con futuro
  • Trabajos con futuro
  • Trabajos con futuro
  • Trabajos con futuro
  • Trabajos con futuro
  • Trabajos con futuro
  • Trabajos con futuro
  • Trabajos con futuro
  • Trabajos con futuro
  • Próximo álbum

Recorta sin esfuerzo tu gasto mensual

En el hogar es bastante fácil ahorrar simplemente conociendo mejor cómo funcionan los diferentes aparatos y electrodomésticos.

Por ejemplo, la mayoría de lavaplatos tienen la opción de desactivar el secado con aire caliente. En vez de eso, se abre la puerta y se deja secar la poca agua que queda al aire. Así se ahorra energía y electricidad.
El lavaplatos debe llenarse, porque la máquina consume la misma agua y energía tanto si está completamente llena como si está medio vacía. Lavando con el lavaplatos lleno se gasta además menos agua que incluso lavando los platos a mano.
Sube la temperatura del termostato del aire acondicionado un par de graditos en verano y bájala esos dos graditos en la calefacción del invierno.

Es muy importante también cambiar el filtro con regularidad, porque un filtro viejo se tupe con polvo y la máquina pierde toda su eficiencia.
No dejes enchufados electrodomésticos en stand by. No sólo los que tienen una lucecita, sino tampoco los cargadores de los celulares o de los laptops. Si un cargador está caliente, es que está consumiendo energía.

Sólo desconectando todos esos aparatos se puede ahorrar el 10% de la cuenta de electricidad mensual.
Según un estudio reciente de Consumer Reports, unos 30 millones de estadounidenses se han llevado una sorpresa en la factura de su celular, principalmente por sobrepasar la cantidad de minutos para llamadas de su plan mensual. Por cada minuto que nos pasamos nos cobran de 25 a 45 centavos.

Es decir, uno se pasa simplemente una hora y media, 90 minutos en un mes, que no es nada, y puede acabar pagando más de $30 extra. Imagínate si te pasas varias horas.
Solución: fijarse cada cierto tiempo en el consumo mensual que llevamos, sobre todo de la mitad del mes en adelante, para asegurar que no nos pasamos. Y si lo vamos a hacer, llamar a la compañía para cambiar a un plan con más minutos.
Otro gasto que hay cuidar es el de los mensajes de texto, porque uno de cada 9 estadounidenses se pasa de su límite.

En cuanto al uso de Internet en los celulares inteligentes, normalmente nos cobran una tarifa fija por descarga ilimitada de datos, pero ahora están apareciendo planes más baratos, por $15 o $25 para cuotas de 200 MB o 2 GB al mes.

Y ya la solución más radical para controlar el gasto es hacerse con un celular de prepago, porque así uno sólo consume lo que ha pagado de antemano.
Ahorrar en la factura del cable tabién es posible. No sólo hay que fijarse en el pago mensual, sino también en otros gastos como la instalación, si te cobran por el equipo, por enchufar varios televisores al servicio…

También se puede ahorrar bastante haciendo contratos de dos años.
Pero lo importante al fin y al cabo es tener los canales que uno quiere. Así que lo mejor es hacer un listado de los que uno realmente ve y luego buscar cuál es el paquete más barato que incluye esos canales.
Para ahorrar en consumo de tu auto, es importante conocer qué gasolina recomienda el fabricante para cada vehículo y no utilizar una de menor calidad. Pero si el auto admite gasolina regular, no merece la pena echarle premium.
También conviene ver qué gasolineras entre la casa y el trabajo de uno tienen el mejor precio.

Hoy día hay aplicaciones de celular y páginas web -como la nuestra- que nos dan los precios del carburante en las gasolineras más cercanas al punto donde te encuentras.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

El Happy Meal que nunca existió

Los países donde se trabaja menos horas

Los países más pesimistas sobre el empleo

La Semana del Emprendedor en fotos

Disfruta más imágenes
a tu izquierda