Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero
  • Las 15 claves para el dinero

Las 15 claves para que siempre tengas dinero

¿Está llegando la recuperación económica o no? Los informes son confusos. En cualquier caso, ahora es un buen momento para comenzar a planificar un futuro que sea seguro. Por eso Consumer Reports nos da consejos para no vivir enfocados en el dinero y que, precisamente por eso, éste nunca nos falte.
Cuando el Centro de Investigación Nacional de Consumer Reports encuestó vía internet a 24,270 suscriptores, de 55 años a más, sobre sus finanzas y nivel de satisfacción con respecto a sus vidas, descubrimos soluciones comunes para estar tranquilos que tienen poco que ver con grandes salarios o altos niveles de vida.
A continuación ofrecemos 15 maneras para garantizar que no te quedarás sin dinero en el camino hacia la satisfacción personal, mientras trabajas y después de que te jubiles. Los encuestados y las personas a las que describimos en estas páginas presentan sus “mejores hábitos” que cualquier persona puede imitar. Utilizar solo algunos de ellos puede traer grandes recompensas con el tiempo.
1. Vive modestamente. Estés en buenos tiempos o en tiempos de crisis, vivir dentro de tus posibilidades tiene sus beneficios. Los jubilados en nuestra encuesta que estaban más satisfechos con su situación admitieron que vivir modestamente se encuentra entre las medidas que tomaron a una edad bien temprana.
2. Mantente dentro de un presupuesto. La disciplina financiera es esencial. Asegurar que tu dinero te dure toda la vida comienza con saber cómo hacer que el cheque de pago te dure todo un mes, por ejemplo. Para lograr este objetivo, crea un plan o presupuesto de gastos básicos. En términos generales, un presupuesto implica la división de los gastos entre los gastos que tienes qué hacer, los que quieres hacer y pagar primero los que tienes que hacer. Comienza controlando tus gastos durante un par de meses. Para cumplir este propósito, puedes utilizar aplicaciones gratuitas para presupuestos en sitios web tales como Mint y Google Docs, o lápiz, papel y una calculadora.
3. Empieza a ahorrar con anticipación. Los jubilados que empezaron a ahorrar y planificar con anticipación, digamos, a los treinta y tantos años, tuvieron un mayor capital líquido: $1.1 millones en promedio, en comparación con $868,000 para aquellos que esperaron hasta los cuarenta y tantos años, y $651,000 para aquellos que empezaron después, según nuestra encuesta. El 39 por ciento de los jubilados dijeron que se arrepentían de haber esperado para ahorrar.
Hoy en día, la mayoría de trabajadores jóvenes no tienen acceso a pensiones de beneficio definido tradicionales y financiados por empleadores, de manera que tienen que ahorrar suficiente dinero durante su carrera para generar un flujo de ingresos comparable. Para hacer esto, necesitan aprovechar las opciones que ofrecen sus empleadores. Un número creciente de empleadores automáticamente inscribe a los trabajadores nuevos en un plan 401(k) u otro plan de ahorro para la jubilación, por lo general difiriendo el tres por ciento de los ingresos antes de impuestos a un fondo mutuo destinado a una fecha de jubilación esperada.
La buena noticia es que la mayoría de los trabajadores nuevos no dejan de contribuir una vez que están automáticamente inscritos. La noticia que no es muy buena es que ellos no incrementan esa contribución más allá del monto inicial del tres por ciento. Para obtener mejores resultados, con el tiempo deberían aumentar sus aportes diferidos por lo menos al 10 por ciento de sus ingresos.
Cuando se es adulto y ante la cantidad de gastos que se tienen que enfrentar, algunas de las estrategias que resultaron más útiles son: 4. Diversificar las propiedades. Tener una variedad de inversiones (acciones, bonos y propiedad inmueble, entre otros) se relacionó con el capital líquido de nuestra encuesta, independientemente del nivel de ingresos.
5. Prioriza la jubilación sobre la universidad. Puedes pedir dinero prestado para la educación superior, pero no puedes prestarte dinero para tu jubilación. Así que, aunque esté bien iniciar un plan de ahorros 529 para tus hijos, haz que esta financiación sea un objetivo secundario. Una filosofía de utilidad es asegurar primero los ahorros de la jubilación. Con respecto a la educación, considera dar a tu hijo un pago de premio semanal. Los hijos que son autosuficientes en asuntos de dinero podrían perfectamente tener muchas menos probabilidades de ser una carga financiera para sus padres.
Para quienes se encuentran previos a la jubilación, también hay consejos de suma utilidad: 6. Se perseverante. Un estudio de Fidelity Investments sobre los saldos de sus participantes en el plan 401(k) de 55 años a más encontró un verdadero beneficio por la perseverancia. Aquellos que continuamente aportaron a sus planes duplicaron su saldo de cuenta promedio en los 10 años que culminaron en el tercer trimestre de 2010, lo cual incluyó el fiasco financiero de 2008 y 2009.
7.Aportes complementarios. Los jubilados que declararon estar bastante satisfechos con sus planificaciones de jubilación consideraron que maximizar las contribuciones a un plan de jubilación patrocinado por el empleador fue una de las mejores medidas que tomaron. Una vez que ya no tengas más costos por financiamiento de universidades y crianza de los hijos, coloca allí los ahorros adicionales hasta maximizarlos.
8. Salda tus deudas. Acelera los pagos de tu hipoteca con miras a pagarla por completo cuando te jubiles. Esto podría parecer irracional debido al desempeño estelar del mercado el año pasado, en el que colocar efectivo adicional en S&P 500 hubiera proporcionado un mejor rendimiento.
9. Presupuesto para los gastos de atención médica. Incluso con la cobertura Medicare, ten previsto pagar un monto significativo por atención médica. Fidelity Investments publicó un estudio el año pasado donde se mostraba que la típica pareja a jubilarse en 2010 incurriría en $250,000 en gastos de atención médica durante sus años de jubilación, sin considerar sus beneficios de Medicare.
10. Programa tu pago de beneficio. Optar por recibir tu primer cheque del Seguro Social a los 62 años, la edad mínima, reduce tu pago de beneficio. Una persona que nació en 1954 y decide jubilarse a los 62 años, por ejemplo, obtendría un 25 por ciento menos de lo que obtendría si esperara hasta la edad de jubilación de 66 años. Si estás tentado a comenzar a obtener tus beneficios antes, sé consciente de que cada año que postergas, hasta los 70 años, te genera un ocho por ciento más en ingresos dependiendo de tu edad, lo cual es un rendimiento garantizado considerable.
En tus años de jubilación, contar con un ingreso de dinero fijo mensual es un factor común de satisfacción, ya sea que tu capital líquido fuera de $250 mil o más de $1 millón. Sin embargo, nuestra encuesta halló que los prejubilados tienen menos posibilidades de tener una pensión que los jubilados actuales. ¿Qué hacer en los años de jubilación para no quedarse sin un cinco?
11. Atención con los pagos periódicos. Nuestros encuestados, en su mayoría, evitaron los pagos periódicos que son producto de seguros con base en inversiones que garantizan un ingreso de por vida. Solo el dos por ciento de las personas con trabajo y el uno por ciento de los jubilados nombraron la compra de un pago periódico entre las mejores medidas que tomaron con miras a su jubilación o durante la misma. Entre las posibles preocupaciones se encuentran: los elevados costos administrativos, fuertes comisiones por venta y posible pérdida del valor en efectivo si muere de forma prematura.
12. Sigue la regla del 4 por ciento. Se ha demostrado que retirar el cuatro por ciento al año de tus fondos de jubilación preserva tu capital por lo menos 30 años incluso en entornos de tensión económica, asumiendo que hagas reajustes con frecuencia. En los últimos años, algunos economistas, incluido el laureado Nobel William Sharpe, han atacado la filosofía del 4% considerándola ineficaz y posiblemente costosa para los jubilados. Aun así, muchos asesores financieros se ciñen a ella porque es más simple de entender.
13. Llena una cubeta grande. Una forma intuitiva de administrar tu portafolio es colocar el dinero en “cubetas”, dependiendo del momento en que lo necesites. En una versión simple de este enfoque, la primera cubeta debería contener suficiente dinero en efectivo para cubrir dos años de gastos de vida. La parte del primer año debería ser líquida, digamos en una cuenta bancaria o fondo de mercado monetario. Los gastos del segundo año se pueden invertir en una escala de certificados de depósito (CD) o bonos a corto plazo (con vencimientos de uno o dos años).
Una segunda cubeta puede contener bonos y fondos entre corto y mediano plazo. Una parte de la cubeta de bonos, digamos un tercio, puede estar en una escala de bonos a corto plazo, lo cual puede servir como un fondo de emergencia adicional y generar efectivo del cual deducir. Con este enfoque, incluso en una emergencia, “no se verá forzado a vender a los precios más bajos del mercado”, señala Harold Evensky, asesor financiero certificado de Coral Gables, Florida. Tu tercera cubeta puede contener fondos de acciones y hasta un cinco por ciento de participación en productos básicos, como un fondo de inversión en oro cotizado en la bolsa.
14. Cobertura contra la inflación. Para protegerte en la jubilación, continúa invirtiendo una parte de tu dinero en acciones y consagra entre el cinco y el 10 por ciento de tu dinero a TIPS y bonos de ahorro indexados a la inflación.
15. Trabaja más tiempo. El 20 por ciento de nuestros encuestados trabajó medio tiempo durante su jubilación; el 37 por ciento de ese grupo declaró necesitar los ingresos. Pero los beneficios mentales de un trabajo continuo fueron importantes para muchos. Más de la mitad dijo que trabajar les hacía sentirse útiles; el 38 por ciento comentó que disfrutaba demasiado del trabajo como para dejarlo.
A pesar de ser empleados a medio tiempo, el 45 por ciento de los trabajadores semijubilados menores de 65 años ya estaba listo para recibir los beneficios del Seguro Social. Esta no siempre es la mejor opción para aquellos que aún no alcanzan la edad de jubilación. Por cada $2 que ganas por encima de $14,160, el Seguro Social te deduce $1 de los beneficios. Una vez que alcances la edad de jubilación, tienes derecho a todos tus beneficios, independientemente de la cantidad que ganes. Para mayor información sobre cómo el Seguro Social calcula esos beneficios, visita ssa.gov/pubs/10069.html.

Lee el informe completo de Consumer Reports sobre ahorro, inversiones y estrategias de estilo de vida.

Publicidad | Vea su anuncio aquí