Publicidad | Vea su anuncio aquí

  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores
  • Maneja a tus acreedores

¿Estás desempleado? Aprende cómo manejar a los acreedores

Si has perdido recientemente tu trabajo y en lo único que puedes pensar es: ¿Qué haré con tantas deudas?, aquí te compartimos algunos consejos que brinda el Gobierno de EU sobre cómo afrontar a esos duros acreedores para hacer más liviano el pago de tus deudas.
1. COMUNÍCATE CON EL DEPARTAMENTO DE PERSONAL DE TU ORGANIZACIÓN- Al momento en que se pierde el empleo parece que todas las puertas se cierran; sin embargo es necesario tomar acciones inmediatas para averiguar por cuánto tiempo continuarás teniendo tu seguro de salud, o si tienes derecho a un paquete de beneficios indemnizatorios por despido.
También es importante saber cuándo y cómo solicitar los beneficios por desempleo que ofrece el gobierno federal.
2. COMUNÍCATE CON TUS ACREEDORES- Un error frecuente entre los recientes desempleados es evadir a toda costa a sus acreedores, acción que sin duda les perjudicará. Es por eso que te recomendamos establecer junto a ellos un plan de pago modificado para reducir el monto de tus aportaciones a niveles más manejables.
No esperes a que remitan tus cuentas no pagadas a un cobrador de deudas. Llegando ese momento, tus acreedores habrán perdido la confianza de tu capacidad de pago.
3. PONTE MUY PENDIENTE CON TU HIPOTECA- Consulta con tu prestador o con el administrador de tu hipoteca para ver si hay alguna posibilidad de modificar tu préstamo. Por medio de las modificaciones podrás establecer un acuerdo con el administrador de tu préstamo para cambiar de manera permanente uno o más términos de tu contrato hipotecario para poder afrontar los pagos mensuales con mayor facilidad.
Las modificaciones pueden incluir la baja de la tasa de interés, la extensión del plazo del préstamo, o sumar el monto de las mensualidades no pagadas al total del préstamo. De igual manera, podrías obtener la reducción del monto de dinero que tengas adeudado sobre el préstamo de tu residencia principal por medio de la condonación o cancelación de una parte de la deuda hipotecaria. Para más información puedes consultar: wwww.makinghomeaffordable.gov.
4. MODIFICACIONES A TU ALQUILER- Prueba pedir al propietario de tu vivienda que baje el monto del alquiler a cambio de una extensión del período de tu contrato, o si no es posible considera la posibilidad de mudarte a una casa más pequeña y económica dentro del mismo complejo de viviendas.
También puedes pensar en la posibilidad de buscar alguna persona que desee ocupar uno de los cuartos de tu casa y compartir los gastos de alquiler.
5. OJO CON LAS TARJETAS DE CRÉDITO- Por favor, no te vayas de largo haciendo pagos con tu tarjeta de crédito, esto seguro te traerá más problemas a la larga. Además, haz todo lo posible para pagar el monto mínimo, y si se puede pagar todo, mejor todavía.
Consulta con la compañía o compañías emisoras de tus tarjetas de crédito sobre los programas para clientes con dificultades financieras, entre tú y el emisor podrán establecer un plan de pago, y en algunas ocasiones te podrían reducir las tasas de interés y el monto de los pagos mensuales.
6. PRÉSTAMO DE AUTOMÓVILES- Explora las opciones de refinación para disminuir el monto de tus cuotas, si es posible intenta conseguir una tasa de interés más baja o extender la duración del préstamo. La desventaja de tener un préstamo de largo plazo es que pagarás más intereses.
Evalúa si necesitas un vehículo propio, en dado caso de que la respuesta sea no entonces considera la posibilidad de venderlo y mejor inclínate por rentar uno sólo en las ocasiones más necesarias.
Si tu auto vale menos de 10 veces el valor de la prima, el costo de la cobertura tal vez no sea un gasto lógico ni conveniente. Combina las pólizas de seguro; muchas compañías de seguro ofrecen descuentos en las primas de pólizas múltiples, por ejemplo una póliza combinada de seguro de auto y de vivienda.
8. SERVICIOS DE GAS Y ELECTRICIDAD - Consulta la disponibilidad de programas de asistencia para afrontar el costo de suministro de energía, planes ajustados a presupuesto y explora si hay fondos disponibles para emergencias.
9. SERVICIO DE TELÉFONO- Si de la cuenta del teléfono se trata, la manera más fácil de ahorrar dinero en la factura es eliminar los servicios innecesarios. Por ejemplo, hay muchas compañías que ofrecen paquetes de servicios telefónicos por una tarifa de bajo costo que incluyen una variedad de prestaciones tales como correo de voz, llamada en espera, e identificación de llamadas. Es cierto que el precio final puede ser conveniente, pero si no usas todos esas funciones con regularidad, estás pagando de más por servicios innecesarios.
7. SEGURO DEL AUTO- Considera aumentar el monto del deducible del seguro. Si tu póliza de seguro tiene un deducible de $200 y lo aumentas a $500, podrías reducir el costo de la cobertura de accidente y todo riesgo hasta un 30%. Si tienes un auto viejo, considera la posibilidad de bajar el monto de la cobertura por accidente y/o todo riesgo.
Si cuentas con una línea de teléfono fija y un celular considera la posibilidad de eliminar una de las dos. También podrás considerar la opción de pasarte al servicio de voz sobre protocolo de internet (VoIP) que en lugar de usar una línea telefónica normal funciona por medio de una conexión de Internet de banda ancha.
10. POR NADA PIERDAS TU SEGURO DE SALUD- Si es posible pásate al plan de seguro de tu cónyuge o compañero, pero jamás dejes de tener un seguro de salud. Si esto no es posible, entonces conserva tu cobertura de salud bajo la ley federal COBRA que permite que los trabajadores desempleados mantener un seguro colectivo de salud por un período que generalmente puede llegar a los 18 meses. Pagarás la prima completa (incluida la parte que anteriormente pagaba tu empleador), que puede resultar bastante cara, más del 2% por cargos administrativos.
Otra opción es comprar tu propio seguro de salud. La ventaja de esta opción es que puedes ahorrar en las primas mensuales reduciendo el nivel de la cobertura en tus necesidades esenciales. Si debido a la pérdida de tu empleo tienes ingresos escasos o ningún ingreso, entonces podrás recurrir al Medicaid.

Aprende a manejar tus finanzas personales.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Haz click en las flechas para ver la próxima foto

Publicidad | Vea su anuncio aquí