Publicidad | Vea su anuncio aquí

Tarjetas de crédito prepagadas

La billetera va al psicologo...

FOTOS:  La billetera se va directo al psicologo

Ver fotos
Julie Stav te dice como salir de deudas

FOTOS:  Julie Stav te dice como salir de deudas

Ver fotos
La internet, espacio virtual del delito

FOTOS:  La internet, espacio virtual del delito

Ver fotos
sample_credit

FOTOS:  Protegete del robo de indentidad

Ver fotos
compulsivo

FOTOS:  Las rebajas no ayudan a la depresion

Ver fotos
Palabras del Juliebulario de Julie Stav

FOTOS:  Conoce el Juliebulario de Julie Stav...

Ver fotos
email_consumer

FOTOS:  Protege tu correo electronico

Ver fotos

Solución al mal crédito

No se puede vivir sin una tarjeta de crédito; esa es una realidad del mundo moderno. Si no lo crees, intenta alquilar un automóvil o simplemente reservar un pasaje de avión o habitación de hotel, para que sientas en carne propia "el poder del plástico".

Pero también es un hecho que aquellas personas que no tienen un buen historial de crédito o han tenido que afrontar problemas con sus acreedores, se les hace terriblemente difícil obtener una tarjeta, para no decir casi imposible.

Es aquí cuando las tarjetas de crédito prepagadas aparecen como la salvación a todos los problemas de mal crédito. Listas para que salgas a gastar y solucionar tus males.

Sin embargo, detrás de tanta maravilla pueden esconderse algunas desventajas que, si no sabes cómo manejarlas, podrían dejar un agujero mayor en tu bolsillo.

¿Cómo funcionan?

Lo primero que tienes que saber es que estas tarjetas prepagadas funcionan exactamente como cualquier otra tarjeta de crédito y son ofrecidas tanto por pequeños como grandes prestamistas, tales como Visa y Mastercard.

"Las tarjetas prepagadas lucen exactamente igual a una tarjeta de crédito tradicional. Es más, si estás pagando tus compras con una tarjeta prepagada, el vendedor no será capaz de reconocer que es una tarjeta prepagada con simplemente mirarla. Lucen exactamente igual", explica la asesora financiera, Adriana Lema.

El concepto de crédito tarjeta prepagada es exactamente igual al de las tarjetas telefónicas prepagadas. Hay que abrir una cuenta y colocas los ahorros que quieras y/o tengas en ella.

Una vez cargada (es decir, si depositaste 800 dólares en la cuenta, tu monto disponible en la tarjeta será ese),  puedes utilizarla para pagar tus compras en todos los negocios o comercios que las acepten.

Entre las ventajas de las tarjetas prepagadas está que son extremadamente fáciles de obtener.

"Puedes comprar una tarjeta prepagada tanto por internet o en los locales de venta, sin que te revisen el historial de crédito o sin necesidad de demostrar cuáles son tus ingresos mensuales", explica Lema.

"Para muchas personas que tienen mal crédito, esta es la única forma de conseguir una tarjeta de crédito", agrega la experta.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí