Publicidad | Vea su anuncio aquí

Mario Medina enseña a los hispanos el camino hacia la libertad financiera

Mario medina: una historia de éxito

- Getty Images

Lujo en el aire

FOTOS:  Lujo asiático en el aire

Ver fotos
Mejor y peor ciudad para desempleados

FOTOS:  Las peores ciudades para desempleados

Ver fotos
10 preguntas para actualizar tu seguro

FOTOS:  10 preguntas para actualizar tu seguro

Ver fotos
¿Te refrescarías con una \

FOTOS:  A la venta Coca Colla con hoja de coca

Ver fotos
Aprende a comprar un

FOTOS:  Aprende a comprar un 'foreclosure'

Ver fotos

Empezó de cero y sin papeles

MIAMI - El cubano Mario Medina desconocía qué era una chequera o una tarjeta de crédito en su país natal, pero ahora es capaz de crear sofisticados portafolios financieros y dicta seminarios para ayudar a otros hispanos a obtener su libertad económica.

La Bolsa al Día

Medina es uno claro ejemplo de que los latinos sí pueden aprender a manejarse financieramente en Estados Unidos, pese a que en sus países no es generalizado el uso de instrumentos como acciones y fondos mutuos.

El experto financiero llegó a Estados Unidos con su familia a finales de 1993 huyendo del régimen castrista que encarceló y expulsó a tres de sus tíos por predicar el evangelio.

Inició su recorrido por el apasionante mundo de las finanzas tras reunir su primer capital de inversión de $500 recogiendo botellas y latas.

"Cuando llegué no tenía papeles, me tomó cerca de un año comenzar a trabajar. Durante ese tiempo vivía en casa de una hermana y siempre tuve la perspectiva de ahorrar. La forma que encontré para ello fue recogiendo material para reciclaje", dijo Medina.

El mundo del dinero lo llamó

De profesión arquitecto, mientras buscaba trabajo en su campo comenzó a observar con fascinación la amplia gama de instrumentos financieros del mercado estadounidense, opciones que, afirmó, no tenía a disposición en Cuba.

Al reunir su primer capital lo depositó en una cuenta de ahorro para luego invertirlo en un fondo mutuo, "pero a ciegas", porque aún carecía del conocimiento y las herramientas necesarias para entender el manejo de las finanzas.

"Nunca antes había visto cómo funcionaba ese mundo. Cuba es un país en el que no existen las tarjetas de crédito, ni las cuentas de cheque, no hay un mundo financiero libre", recordó el cubano de 44 años.

Su meta era obtener libertad financiera por eso trató de entender el movimiento bursátil y otras inversiones a través de libros en inglés, pero que para él "parecían estar escritos en chino".

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí