Publicidad | Vea su anuncio aquí

Invierte para triunfar. Lo que las mujeres necesitan saber

Invierte para triunfar

- Getty Images

Tómalo en cuenta

Allen Gluck —una autoridad en el mundo de las finanzas— les ofrece las siguientes útiles indicaciones a todas las mujeres que desean invertir en la bolsa o que ya están dando sus primeros pasos en ese mundo.

1. Cuando estés lista para invertir tu dinero, no titubees en buscar y comprobar cuál es la compañía financiera que más te conviene. Ante todo insiste en el requisito de que sea una persona experimentada quien lleve tu cuenta.

Si la compañía no está dispuesta a complacerte, amenaza con llevarte el dinero a otra empresa. Mantente firme y serás atendida, porque ninguna compañía quiere perder un cliente.

2. Debes saber que tendrás que pagar una suma determinada por estos servicios. Pero si tomas en cuenta que esa tarifa es como la llave que te abrirá las puertas de una estabilidad económica, te parecerá que el precio es razonable.

3. No temas preguntar si debes hacer esto o lo otro. La mayoría de los consejeros financieros reciben con agrado este tipo de preguntas, con toda razón.

Si el cliente entiende bien por qué se le está recomendando determinada inversión, compra o venta de acciones etc., después no podrán echarle la culpa al consejero si el negocio no sale bien.

4. Desde luego, mientras más preguntes, más aprenderás, lo cual te capacitará para actuar independientemente en un futuro, si prefieres hacerlo así.

5. Por muy experto que sea tu agente, vigila lo que hace, porque siempre hay posibilidades de que él se equivoque o se descuide.

6. Nunca sigas sus sugerencias a ciegas. Considera, además de lo que él te dice, sus propias metas, su personalidad, y su propio deseo de arriesgarse o no a seguir dichas sugerencias de inversión.

7. Todo esto toma tiempo, y debes buscarlo y tenerlo planeado. Reserva una noche cada semana (o quizás una noche cada mes) para revisar rutinariamente tus cuentas.

No dejes que nadie te distraiga de esta labor, no la interrumpas; desconecta el timbre de la puerta, descuelga el teléfono si es preciso. Cuidar tus inversiones es una tarea  remunerativa.

No creo que necesites otro incentivo, pero por si acaso imagina este gran final para tu esfuerzo: habrás aprendido a manejar tu dinero, habrás ganado seguridad en ti misma, habrás adquirido conocimientos, riqueza y autoestimación.

¡Tu futuro estará en tus propias manos, por fin! Y además, tendrás la posibilidad de amar a un hombre por sí mismo, sin depender de él financieramente.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí