Publicidad | Vea su anuncio aquí

Los nuevos aires financieros que vivimos traerán en los próximos meses regulaciones

Regalo$ veraniego$

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Barco convertido en lujoso restaurante

FOTOS:  Almuerzo entre tiburones en Sudáfrica

Ver fotos
Impresionismo y modernismo a subasta

FOTOS:  Impresionismo y modernismo a subasta

Ver fotos
Una moneda de oro que pesa 100 kilos

FOTOS:  Una moneda de oro que pesa 100 kilos

Ver fotos
Barrendero, abogado y luchador

FOTOS:  Barrendero, abogado y luchador

Ver fotos
Una bebida que te baja el alcohol

FOTOS:  Una bebida que te baja el alcohol

Ver fotos

Préstamos para estudiantes

Los nuevos aires financieros que estamos viviendo van a traer en los próximos meses una serie regulaciones que son una agradable brisa para esta época de calor y que te harán la vida más fácil.

La primera de esas importantes medidas se refiere a los estudiantes que necesiten préstamos para su educación superior. Desde el primero de julio, estos jóvenes pueden pedir ese dinero directamente al gobierno federal, y no a través de prestamistas privados, como se ha hecho hasta ahora.

Y aunque el Tío Sam va a seguir cobrando los mismos intereses e imponiendo los mismos límites y penalidades por no pagar los préstamos al final de los estudios, la nueva regulación hace el proceso más fácil y menos propenso a cometer errores—ahora, sea cual sea la escuela a la que asistas, todos los préstamos se harán a través del mismo programa federal.

A partir de julio también los padres que obtengan préstamos PLUS tienen una tasa de interés federal del 7.9%, en vez de la tasa privada del 8.5%, y además, podrán calificar con más facilidad para ese programa.

Y, también como parte de la misma ley, a partir del 2014, los pagos de préstamos estudiantiles de los graduados de bajos ingresos no serán superiores al 10% de su sueldo, un 5% menos que en la actualidad. 

Novedades en tarjetas de crédito

La segunda de estas dos nuevas medidas tan beneficiosas le da más derechos y menos costos a los que deben en tarjetas de crédito. Por ejemplo, ahora la compañía tiene que informarte con 45 días de anticipación cuándo tiene planeado aumentar su tasa u otros cargos, y deben darte la opción de cancelar tu tarjeta antes de que entren en vigencia ciertos aumentos.

Desde febrero de este año, tu tarjeta está obligada a decirte cuánto tiempo te llevará pagar todo tu saldo si realizas solamente pagos mínimos, y cuánto deberás pagar al mes para liquidarlo todo en tres años. Tampoco podrán aumentarte el interés durante los doce meses siguientes a la apertura de tu cuenta—pero sí lo harán si te retrasas más de 60 días en tu pago.

Algo nuevo es que tu tarjeta debe enviarte por correo tu factura al menos 21 días antes del vencimiento del pago, y esta fecha debe ser la misma cada mes—y si cae en un día feriado o en fin de semana, tendrás tiempo hasta el próximo día laboral para pagar. Los cambios son muy buenos, pero así y todo, te doy el mismo consejo de siempre: ahorra más y usa menos el plástico.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí