Siete maneras de ahorrar en una membresía de gimnasio

Ahorra en el gimnasio

Inscribirte a un gimnasio es una inversión para su salud, pero eso no quiere decir que no puedas encontrar la manera de reducir el costo.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Vuélvete saludable por menos dinero


Inscribirte a un gimnasio es una inversión para su salud, pero eso no quiere decir que no puedas encontrar la manera de reducir el costo. Nuestra solución de Año Nuevo para estar en forma significa que los clubes aceptan más nuevos miembros a lo largo del mes de enero que en cualquier otra época del año, y todos están compitiendo por su negocio. Pero no hay que precipitarse.

“A menudo puedes conseguir un mayor descuento si te inscribes a final del mes, porque los clubes deportivos tienen cuotas de venta mensuales”, manifiesta Andrea Metcalf, instructora certificada y promotora de salud en Chicago. Así que, tómate el tiempo de investigar tus opciones y maneras de ahorrar.


1. Haz una prueba

Llama a los gimnasios cerca de tu casa y oficina para pedir una prueba sin compromiso. “La mayoría de los clubes te darán un pase diario o de una semana para probar las instalaciones”, dice Pam Kufahl, jefa de redacción de Club Industry, una revista para los profesionales en cultura física.

¿Te propusiste estar en forma este año? Cuéntanos cómo vas a hacerlo sin gastar de más.

Acude en horas en las que creas que funcionará mejor. Pregúntale a otros miembros lo que les gusta de las instalaciones y lo que no, y pide una copia de su lista de precios.


2. Mantente al tanto de las redes sociales

Mientras decides a dónde irás, busca ofertas adicionales en sitios web de gimnasios, Facebook y Twitter, así como ofertas en sitios de ahorro como Groupon, Living Social y Gilt City. “Estos por lo general incluyen descuentos en membresías o clases”, afirma Kufahl. Si un gimnasio tiene una lista de direcciones, regístrate.


3. Busca la mejor oferta

Cuando decidas unirte a un club, habla con un administrador, con quien es más probable que puedas negociar. Pregunta cuál sería el costo si pagas por un año completo (o más) en vez de pagar mensualmente. "A menudo puedes tener un mes gratis o una rebaja en la cuota inicial si pagas por adelantado", dice Metcalf. Ve también si consigues algunas cosas por las que normalmente pagarías extra, como una evaluación de bienestar o una sesión de entrenamiento personal gratis. Si la membresía incluye cosas que no usas, como por ejemplo guarderías, clases, o una piscina, solicita una cuota más baja que no incluya esto.


4. Sé flexible

Por ejemplo, ve si un gimnasio ofrece diferentes niveles de membresía o descuentos si aceptas asistir fuera de las horas o días más populares. “Cuando me inscribí en un gimnasio abierto las 24 horas, me ofrecieron una membresía más barata para ir solo los martes, jueves y domingos”, dice Kufahl. Estas tarifas especiales a menudo no son anunciadas, afirma.


5. Acude con un grupo

Muchos gimnasios reducirán sus cuotas mensuales para grupos grandes. Una de las maneras más fáciles de aprovechar este beneficio es a través de tu empleador. El Sporting Club en Filadelfia, por ejemplo, ofrece descuentos de hasta un 20% para los empleados de tiempo completo de Temple University. Pregúntale a tu departamento de recursos humanos si tu empleador tiene acuerdos con los clubes locales; si no es así, pregúntale si estarían dispuestos a abrir uno.

También puedes reunir a un grupo de amigos y pedirle al gerente del gimnasio si estaría dispuesto a llegar a un acuerdo si se inscriben todos juntos. También podrías obtener ofertas en servicios adicionales, como sesiones de entrenamiento personal para un grupo pequeño, dice Kufahl.


6. Revisa tu seguro

Algunos planes de salud ofrecen descuentos en membresías de gimnasio. Por ejemplo, algunos planes de United Healthcare reembolsan a sus asegurados hasta $240 al año si pertenecen a un gimnasio participante.


7. Lee el contrato

Uno de los cargos más caros que puede surgir es la cuota de cancelación de un club. A pesar de que podrías no ser capaz de hacerlo, debes estar consciente de las estipulaciones para que no te quedes atrapado pagando una penalidad por una membresía que no utilizarás más. Es posible que tengas que hacerle saber al club que deseas cancelar tu contrato dos meses por adelantado, por ejemplo; o enviar una carta notarial para rescindir el contrato.