¡No caigas en anuncios tramposos!

Engaño al comprar

Las leyes prohíben la publicidad fraudulenta o engañosa, pero las entidades reguladoras no pueden controlarlo todo.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Ofrecen mucho, pero la realidad puede ser distinta


¿Quieres ahorrar el 50%, obtener un producto gratis o tener una garantía del fabricante que cubra una compra costosa de por vida? Claro que sí, y los publicistas lo saben. Generalmente, las leyes estatales y federales prohíben el uso de publicidad fraudulenta o engañosa, pero las entidades reguladoras no pueden controlarlo todo y son comunes las medias verdades atractivas y los engaños absolutos.

Así que de ti depende darte cuenta de qué es cierto, qué es falso y qué supera los límites. Lee la letra pequeña para averiguar sobre restricciones y limitaciones. A continuación presentamos algunos términos publicitarios que no se deben juzgar por las apariencias:

Satisfacción garantizada

Las pautas de la Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission, FTC) señalan que las compañías deben usar las frases “satisfacción garantizada” o “devolución de dinero garantizada” solo si están dispuestas a reembolsar su dinero a los clientes insatisfechos. Además, mencionan que las compañías deben revelar toda condición o restricción, así como el plazo límite.

Las garantías de satisfacción de algunas compañías son favorables. El sitio web de la tienda minorista Land’s End señala que puedes devolver, en cualquier momento, algún producto con el que no estés contento y obtener un reembolso o reemplazo, pero no todos son así.

Según la garantía de satisfacción de 30 días de Michelin, si no estás 100 por ciento satisfecho con tus nuevos neumáticos, los puedes devolver, pero para ser cambiados y no para un reembolso. Y si no estás 100 % satisfecho con el repuesto de los neumáticos, olvídalo, la política se aplica solo para el primer set. Si devuelves determinados productos en virtud de la garantía de satisfacción de 30 días según el sitio web de la tienda minorista de lentes GlassesUSA.com, tendrás que pagar una tarifa de reposición del 20 por ciento.

Liquidación

Recientemente, los funcionarios del consumidor de la ciudad de New York multaron a una tienda que vendía alfombras, muebles antiguos y otros productos, acusándola de realizar una venta de liquidación sin licencia. La compañía, que funcionaba bajo un nombre un poco diferente, había realizado una venta de liquidación en el mismo lugar nueves meses atrás. Pero incluso en una venta de liquidación legítima, no asumas que todo está en oferta.

Hace algunos años, mientras observábamos la venta de liquidación de Circuit City, encontramos una copia de los anuncios de ventas semanales que se hubieran utilizado si la cadena no hubiera fracasado. Un televisor plasma de 50 pulgadas en liquidación por $1,799 hubiera estado en oferta por $1,500. Incluso encontramos un mejor precio en una tienda minorista que no estaba en liquidación. A pesar de ello, vimos filas de clientes en búsqueda de ofertas en la tienda.

Garantía de por vida

La frase “de por vida” no tiene un significado legal por sí misma. Puede referirse al tiempo de vida de un producto, no al tuyo, y esto se podría referir al periodo de tiempo en que la tienda minorista tenga el producto en existencia, el fabricante siga fabricando el producto, los repuestos se encuentren disponibles o sigas siendo el dueño.

Así que si esperas usar esa garantía total de por vida de Milgrad Windows & Doors como un punto atractivo al poner en venta tu casa, podrías terminar decepcionado. En ese caso, “de por vida” significa el tiempo durante el cual seas propietario de tu casa. Al venderla, la garantía para los nuevos propietarios se transforma en 10 años a partir de la fecha en que la garantía original entró en vigor.

La incondicional garantía de por vida en la tienda de paraguas Davek requiere que los clientes registren el producto y paguen $10 por costos de envío y entrega por un reemplazo.

No dejaremos que alguien venda más barato

En su mayoría, las tiendas aseguran tener los precios más bajos, con la promesa de igualar o incluso superar las ofertas de la competencia antes o después de la compra, pero estas promesas muy a menudo vienen con diversas restricciones en letra pequeña.

En las tiendas Walmart no coinciden los precios en tienda con los de Internet, mientras que en Sears no coinciden los precios con los de ventas minoristas solo en Internet. Home Depot y Lowe’s garantizan que superarán en un 10 % los precios de la competencia; no obstante, esto no incluye las tiendas minoristas en línea.

Gratis

La palabra “gratis” es un afrodisiaco poderoso, la palabra favorita entre las tiendas minoristas. Las pautas de la FTC establecen que si debes comprar un producto para obtener algo gratis, no se le debe aumentar el precio para cubrir el costo del producto gratuito, y asimismo se deben revelar todas sus condiciones.

Pero reflexiona al respecto: el precio normal debe ser bastante elevado para que las compañías regalen productos y aun así puedan obtener ganancias. Otro truco es cuando se te pide que pagues algo para obtener un artículo gratis, como por ejemplo los costos adicionales de envío y entrega que pueden equivaler o exceder el costo del artículo.

Y luego están las “pruebas gratis” que no son para nada gratis cuando la compañía termina cargando en la tarjeta de crédito un servicio mensual sin siquiera haberte consultado antes de hacerlo, como por ejemplo la entrega de píldoras para perder peso, si no lo cancelas a tiempo.

Cómo evitar las trampas usuales

Numerosas tácticas de venta exigen que uses tu criterio y debes cuestionar todo lo que parezca sospechoso antes de comprar.

Lee siempre las políticas de la tienda antes de realizar una compra. Ya sea una garantía, una garantía de satisfacción o cualquier otro producto, asegúrate de entender las limitaciones y los requisitos. Por ejemplo, en caso de alguna reclamación de garantía podrías necesitar el recibo de compra.

No aceptes a ojos cerrados las promesas de precios bajos. Compara precios buscando en Internet por nombre de producto y/o número de modelo. Y si ves un precio de verdad excelente en una venta de liquidación, trata de negociar con un minorista que no tenga planes de retirarse del mercado muy pronto. Podrías conseguir una oferta igual de buena o casi igual, al menos, a la que ofrece la tienda que está por desaparecer.

Revisa la información de cualquier tienda minorista que no conozcas. Busca un informe en Better Business Bureau (bbb.org). Trata de encontrar al menos una calificación “B” y examina los tipos de reclamaciones que los clientes hayan presentado en contra de la compañía, si hubiera alguna. Luego busca en Internet el nombre del minorista y otros términos como “revisión” y “reclamación”.

Usa una tarjeta de crédito al comprar. De esta forma, si hay alguna falsedad, cargo no autorizado o problema similar, podrás presentar una reclamación.