Garantías extendidas: una apuesta muy cara

Compra de vehículo

Checa bien antes de comprar una garantía extendida.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Algo que pagas y quizá nunca utilizas


¿Estás buscando una manera fácil de ahorrar cientos de dólares en tu próximo auto nuevo y hacer más sencillo el proceso de compra al mismo tiempo? Si es así, evita adquirir la garantía extendida.

El distribuidor intentará probablemente venderte una, relatando historias de terror acerca de los miles de dólares que puede costar reemplazar un motor o una transmisión. Sin embargo, lo más probable es que nunca haya necesidad de utilizar la cobertura, e incluso si la hay, el dinero que ahorrarás en las reparaciones no se acercará a lo que pagaste por dicha garantía.

Una encuesta reciente de Consumer Reports demostró que el 55 por ciento de los propietarios que adquirieron una garantía extendida no la habían usado para reparaciones durante la vigencia de la póliza, a pesar de que el precio promedio que pagaron por la cobertura fue un poco más de $1,200. Y, en promedio, aquellos que sí la utilizaron, gastaron cientos de dólares más por la cobertura en lugar de ahorrarlos en costos de reparación.

Entre los encuestados que utilizaron su póliza, los ahorros directos promedio en reparaciones cubiertas por las garantías extendidas para todas las marcas fueron de $837. Con base en un costo inicial promedio de $1,214, que calcula una pérdida neta de más de $375. Y si se incluye a quienes no usaron su póliza, el ahorro promedio fue nulo.

¿Qué opinas de las garantías extendidas? Participa en nuestros Foros.

Tal vez sea parte de la razón por la que la satisfacción con respecto a las garantías extendidas de automóviles tiene una de las más bajas calificaciones entre todos los productos y servicios encuestados por Consumer Reports. También explica por qué solo una cuarta parte de los encuestados afirmó que volvería a adquirirla definitivamente.

La encuesta realizada por el Centro de Investigación Nacional de Consumer Reports a finales de 2013, incluyó las respuestas de más de 12,000 suscriptores de Consumer Reports que adquirieron una garantía extendida. La encuesta comprende datos de los autos fabricados entre 2006 y 2010. Nos centramos en aquellos años para enfocarnos en los autos que normalmente ya no cuentan con cobertura de una garantía de fábrica tradicional de tres años en la compra de un auto nuevo.

Confiabilidad y satisfacción

Disponibles para vehículos nuevos y usados, las garantías extendidas se presentan generalmente como una medida de seguridad adicional para los compradores de autos, reduciendo el riesgo de reparaciones costosas que podrían no estar cubiertas por la garantía de fábrica. Ciertamente, el motivo más común brindado por nuestros encuestados para comprar la cobertura fue la tranquilidad, y para muchos puede ser un motivo suficiente.

Se ofrecen muchos tipos de planes, mediante una concesionaria y otras fuentes, como los clubes de autos y compañías de seguros. La mayoría de distribuidores de servicio de garantías extendidas ofrecen más de un plan, que incluye de todo, desde cobertura integral absoluta a cobertura de protección más específica únicamente para la transmisión o partes específicas. La duración de los planes también puede variar y la mayoría brinda de tres a cinco años de cobertura.

Los resultados de nuestra encuesta indicaron que los costos son similares, sin importar dónde se compró la cobertura; la diferencia máxima fue de $100 entre programas de fábrica y de terceros. De entre los que adquirieron una garantía extendida, el 86% lo hizo en el mismo momento de la compra del auto. Uno de los motivos para hacerlo es la conveniencia de incluir el costo en el préstamo para el auto. Esto resulta más costoso a largo plazo, porque hay que pagar el interés de la comisión de la garantía.

Los encuestados que compraron cobertura respaldada por el fabricante por medio de una concesionaria estuvieron significativamente más satisfechos con la póliza que aquellos que compraron la cobertura de un tercero, con el 53% y el 41%, respectivamente, que indicaron estar bastante satisfechos. Pero incluso era menos probable que esos clientes compraran dicha cobertura de nuevo. Menos del 30% de todos los encuestados que compraron una garantía extendida dijo que sin duda lo harían otra vez.

Más del 60% de los encuestados que compraron una garantía extendida optó por la cobertura total, y los compradores de ese tipo de cobertura estuvieron más satisfechos que los que optaron por otros planes menos completos. Además de cubrir más fallos potenciales, es más probable que las garantías totales incluyan características adicionales útiles, como reembolsos relacionados con la reparación para cargos de remolque o cobertura para auto alquilado, que las garantías del tren motriz.

También descubrimos que con más frecuencia los encuestados que compraron una garantía extendida tuvieron que reparar su auto durante la vigencia de su póliza que los que no compraron la cobertura. Es posible que esto se deba a que aquellos que optan por la cobertura tienden a ser más meticulosos con respecto al mantenimiento o que simplemente quieren sacarle jugo a su garantía. En cualquier caso, esto puede sugerir que un auto previamente cubierto por una garantía extendida tendría más probabilidades de haber recibido un mejor mantenimiento que uno que no tenía la cobertura.

Una garantía extendida puede limitar los riesgos de sorpresas caras. Pero esta protección reconfortante podría llevar a muchos propietarios a comprar una garantía extendida, solo para arrepentirse después.

Nuestros resultados de la encuesta y el análisis de confiabilidad recalcan que el dinero inteligente simplemente está dirigido para la compra de un auto confiable y para darle un mantenimiento correcto. Con el cuidado esmerado, siguiendo las directrices del manual del propietario, cualquiera de los autos que brillan en nuestras Calificaciones de confiabilidad debería mejorar tus probabilidades de manejo, prácticamente sin problemas, sin el costo añadido de una garantía extendida.

En lugar de comprar la garantía, invierte esos $1,200 en una cuenta que pague interés. De esa forma, tendrás un fondo de emergencia si algún problema ocurre después del vencimiento de la garantía. Además si el auto no necesita reparaciones costosas, tendrás el dinero para el pago inicial de tu siguiente auto.

Si decides comprar un plan de cobertura

La tranquilidad tiene su costo. Si optas por una garantía extendida, considera estos consejos para una compra inteligente.

No compres bajo presión. Los concesionarios a menudo tratan de vender la comodidad de combinar una cobertura con un préstamo para auto nuevo, pero eso significa que puedes estar pagando por adelantado por la cobertura que ya viene con la garantía de fábrica. Puedes comprar una garantía extendida después de comprar el auto, aunque podrías enfrentarte a incrementos en los costos a medida que el auto envejece.

No tengas miedo de regatear. Entre los que compraron una garantía extendida, solo un tercio de nuestros encuestados trataron de negociar un mejor precio para su contrato. La mayoría de los que regatearon tuvieron éxito, y ahorraron cerca de $325 en promedio.

Compara precios. No tienes que comprar una garantía extendida a través de una concesionaria. De hecho, puedes encontrar algo mejor a través de tu club de autos o compañía de seguros. Pero considera esto: la satisfacción en nuestra encuesta fue más alta entre aquellos que compraron una garantía respaldada por el fabricante del auto.

Todo incluido. Nuestra encuesta encontró poca diferencia de costos entre la cobertura limitada y la cobertura total, que es más probable que incluya reembolso para el remolque, gastos de viaje y el alquiler de un auto que los planes de tren motriz. Si vas a comprar una, obtén la protección completa.

Lee las letras pequeñas. Antes de firmar, asegúrate de entender lo que está cubierto y a dónde puedes llevar el auto para recibir mantenimiento autorizado. En especial, las garantías de terceros pueden tener restricciones importantes para talleres aprobados. Dado que muchas concesionarias han cerrado en los últimos años, la disponibilidad de talleres de reparación participantes es una preocupación en particular.

Considera una garantía extendida a largo plazo. Todos los autos tienden a volverse menos confiables con el tiempo, por eso una garantía extendida podría valer la pena si consideras mantener tu vehículo por mucho tiempo después de que la garantía de la fábrica haya vencido.

Cuidado con la estafa de la garantía extendida

Incluso si consideras adquirir una garantía extendida, sé cauteloso con las solicitudes que recibes por correo o teléfono. Los estafadores han descubierto que el negocio de las garantías puede ser muy lucrativo y la Oficina de Buenas Prácticas Comerciales (Better Business Bureau, BBB) ha recibido miles de reclamos de clientes estafados. Por lo general, el supuesto negociante se comunica con un desprevenido dueño cuya garantía acaba de vencer o está a punto de vencer.

“La impresión que busca dar a la gente es que se comunica en nombre de su concesionaria o fabricante, o que está asociado con ellos, lo que en realidad es falso”, comenta Michelle Corey, presidente y CEO de la oficina de la BBB de St. Louis.

Luego de morder el anzuelo, las desafortunadas víctimas con frecuencia descubren que sus problemas acaban de comenzar. “No pueden leer el contrato hasta que lo reciben por correo”, dice Corey. “No ven las condiciones, limitaciones o exclusiones. Luego, cuando tratan de usarlo, se les informa que las condiciones preexistentes no se aplican, o se les informa que no tienen registros de mantenimiento que demuestren que siguieron los requisitos del fabricante para el mismo”.

La última ofensa ocurre cuando clientes insatisfechos tratan de obtener un reembolso y este se les niega o únicamente reciben una cantidad prorrateada desde el momento en que firmaron el contrato.

El primer paso para protegerse de este tipo de fraudes es comunicarse con la concesionaria y preguntar si la persona que está intentando venderte la cobertura está asociada con ellos o con el fabricante del auto. También pregunta si la garantía original del auto realmente ha vencido para evitar pagar por una cobertura repetida y superpuesta.

Más aun, no des el número de tarjeta de crédito ni te comprometas a nada por teléfono o correo sin antes ver un contrato y revisar lo que está cubierto. Además, debes cerciorarte de conservar registros y recibos de mantenimientos para futura referencia. Más allá de las inquietudes sobre la garantía, pueden servirte para vender tu auto en el futuro.