Regala a tus hijos educación financiera

Ahorro padres e hijos

La educación financiera es mejor herencia que el dinero.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Un obsequio para toda la vida


La mayoría de nosotros hemos adquirido los conocimientos sobre finanzas personales con base en los errores que hemos cometido. Para evitar que las personas que más queremos pasen por las mismas incertidumbres económicas, una de las cosas que podemos hacer es transmitirles conocimientos para que puedan manejar sus finanzas de la mejor manera posible.

Por ello, en el marco de la iniciativa elfuturoentusmanos.org, Wells Fargo proporciona a los padres cinco sugerencias para ayudar a sus hijos en este ámbito, pues los padres desempeñan un papel fundamental en el logro de las metas financieras de sus hijos.

1. Comienza pronto. Incluso antes de empezar la escuela, los niños comienzan a entender el proceso de administrar el dinero.

2. Establece metas. Pide a tus hijos que anoten las cosas que quieren y cuánto cuestan. Enséñales cómo tomar decisiones y ahorrar.

3. Paga una mesada moderada. Sólo una pequeña cantidad de dinero puede servirles a tus hijos como enseñanza.

4. Elabora un presupuesto. Comienza con tres categorías (gastar, ahorrar, donar).

5. Usa recursos gratuitos. Consulta en tu biblioteca local y el sitio web www.elfuturoentusmanos.org/es, así como en tu biblioteca pública, que probablemente cuente con una gran cantidad de buenos libros sobre este tema.

Una sugerencia para niños de entre 3 y 7 años: toma tres frascos y etiqueta cada uno por separado con las palabras “Gastar”, “Ahorrar” y “Donar”. Ayuda a los niños a repartir el dinero en cada frasco y ver cómo aumenta a medida que ahorran y cómo desaparece a medida que gastan.

Una sugerencia para preadolescentes de entre 8 y 12 años: crea una caja de ahorros a corto plazo. Pídeles que elijan algo que quieran (un par de zapatos de marca o un sistema de videojuegos). Aprenderán el valor de ahorrar cuando ya tengan lo suficiente para comprar ese producto.

Una sugerencia para adolescentes mayores de 13 años: abre una cuenta de ahorros para que ahorren a largo plazo. Pídeles que ahorren un cierto porcentaje durante algunos años para realizar una compra más importante.

Los padres deberían pedir a su representante bancario que les proporcione más ideas y asesoramiento. Es la seguridad financiera a largo plazo de tu hijo lo que está en juego. Al empezar lo antes posible, puedes ayudar a que tu hijo desarrolle buenos hábitos financieros que le acompañarán toda la vida.