Los cuentos sirven para fomentar el ahorro en los niños

Niños finanzas

Un cuento puede convertirse en una herramienta eficaz para explicar a los más pequeños sobre los beneficios de ahorrar.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Ahorrar a temprana edad es un hábito que debe fomentarse en aras de mantener finanzas sanas, y un cuento puede convertirse en una herramienta eficaz para explicar a los más pequeños sobre los beneficios de “guardar para el mañana”.

Y es que contar un cuento reforzaría la transmisión de información a los niños, toda vez que permite la inducción de hábitos, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

¿Fomentas el ahorro y la lectura en tus hijos? Opina aquí.

En el ejemplar de abril de su revista “Proteja su Dinero”, el presidente de la Fundación Cultural de Finanzas para Niños, Luis Manuel Sánchez Limón, define al cuento como una técnica educativa que puede ser dirigida a cualquier edad, según el tema, lenguaje, profundidad de conceptos y recursos geográficos.

“Hablando de educación financiera, se deben considerar temas fáciles con extensiones cortas para lograr que el relato sea más amigable, independientemente de los recursos gráficos o animaciones”, recomienda el directivo.

Refiere que una explicación es necesaria cuando el niño no dispone de la suficiente información previa, por lo que el razonamiento aplica una vez que el pequeño cuenta con esos datos, con el propósito de integrar ideas o conceptos previos.

En esencia, apunta, el tema del cuento, la forma y los recursos didácticos utilizados para relatarlo, la duración o extensión, así como la interactividad con los niños, son aspectos que como papá se deben tomar en cuenta.

Aunado a ello, para Sánchez Limón, es importante utilizar recursos prácticos que se dan en el hogar para complementar la enseñanza a través del cuento; se enseña con el ejemplo en casa.

Por ejemplo, cada vez que papá y mamá utilizan una tarjeta, revisan un estado de cuenta o acuden a un banco, acompañados de sus hijos, los padres pueden hacer uso de estos espacios y momentos como recursos educativos, si se toman el tiempo necesario para ello.

Puntualiza que el cuento es un buen recurso para hablar de finanzas con los hijos, pues permite explicar y razonar con ellos, al pasar de la teoría a la práctica a través del aprendizaje de hábitos.