Tips financieros para universitarios

Universitarios

Si eres un joven universitario, estás en una etapa en la que puedes comenzar a ahorrar y planear tu futuro, sin olvidarte de la diversión.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Gradúate de la universidad y en el manejo de las finanzas


Si eres un joven universitario, estás en una etapa en la que la diversión ocupa buena parte de tu vida. Sin embargo, es un buen momento para comenzar a ahorrar y planear tu futuro.

Si en esta etapa de tuvida adquieres buenos hábitos financieros, vas a sentar las bases para que en la etapa adulta manejes sanamente tus finanzas, ya que alcances tu independencia monetaria, si es que aún no la alcanzas.

La web de CNN Expansión detalla una serie de consejos que te pueden servir para no gastar de más ya mismo.

¿Qué tipo de estrategias empleas para ahorrar? Compártelas en nuestros Foros.

1. Determina rubros de gasto. Los estudiantes universitarios, en general, no tienen gastos fijos y sus ingresos son limitados, por lo que deben optar por establecer topes máximos de gastos para determinados rubros, como comida, transporte y materiales escolares, según informó Verónica Rodríguez Padilla, de la Universidad Iberoamericana.

Ahí contempla también el ahorro. No ahorres lo que te sobra, porque entonces no ahorrarás nada. Determina una cantidad, por mínima que sea, y respétala como si fuera un gasto más.

2. Busca el lugar adecuado para vivir. Si estudias fuera de tu lugar de origen y estás obligado a pagar una renta, no busques un lugar con balcón, jardín ni salón de eventos sociales. Elige la vivienda que realmente responda a tus necesidades, sin comprometer los gastos prioritarios.

La especialista de la Universidad Iberoamericana indica que lo ideal es que destines como máximo el 25 por ciento de tu presupuesto a la renta de la vivienda.

3. Presupuesta la diversión. Este rubro puede ser tan importante como cualquier otro rubro. “Divertirse no es malo; lo malo es no presupuestarlo”, indicó la especialista.

4. No compres todo lo que necesitas. Algunas veces podrás pedirlo prestado. Esto puedes aplicarlo por ejemplo en el caso de libros, que pueden incluso estar disponibles en la biblioteca de tu escuela. Sobre otros artículos, podrías comprárselos más baratos a compañeros de generaciones anteriores que ya no los utilicen.

5. Maneja el crédito con precaución. “El crédito en la edad universitaria no es malo, porque es una buena oportunidad para generar historial crediticio, pero debe usarse con responsabilidad. Lo ideal es que el estudiante lo utilice para financiar un gasto inesperado, no para gastos cotidianos”, indicó la especialista, según CNN Expansión.