Tres pasos para hacer tu presupuesto

Presupuesto

Tener un presupuesto es un ideal al alcance de todas las manos.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Evita que el dinero se esfume entre tus manos


Si analizas tus patrones de consumo, podrás reducir los gastos que son irrelevantes y crearás un presupuesto que además te resulte efectivo.

A muchos les puede asustar la palabra “presupuesto”. Sin embargo, no significa renunciar a lo que más te gusta, sino canalizar tus gastos a la dirección que verdaderamente quieres.

La web CNN Expansión afirma que un presupuesto no es una especie de dieta financiera.

“Un presupuesto es un registro de tus gastos mensuales que te permitirá visualizar cómo distribuyes tus ingresos hoy y con eso hacer ajustes en el monto de los recursos que destinas a cada cosa mañana”, citó el medio a Sandra León, investigadora de Contenidos del Museo Interactivo de Economía (MIDE).

En tanto, el vicepresidente técnico de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Luis Fabre, afirma que “la gente tiende a sobreestimar sus ingresos y a subestimar sus deudas, lo que hace que la mayoría de las veces haya desequilibrios entre lo que gasta y lo que gana”.

¿Tienes un presupuesto? Compártenos tus experiencias a través de nuestros Foros.

Por ello, lo ideal es prevenir gastos futuros, adelantarte y planear. Canaliza tu presupuesto a que una mayor cantidad de recursos vaya a los rubros que te resultan más importantes, en vez de que se vayan a los gastos irrelevantes.

Una meta

Si tienes un objetivo claro, disminuyes la posibilidad de abandonar el presupuesto, pues sabrás que el esfuerzo que estás haciendo hoy, tendrá mañana su recompensa.

“Cuando el dinero no tiene un objetivo es como un trabajador que no sabe qué debe hacer”, cita CNN Expansión a Sonia Sánchez-Escuer, especialista en finanzas personales. “Cuando tienes un propósito en mente, la pensarás dos veces antes de gastarte el dinero en otra cosa”.

Sin embargo, si en este momento no tienes una meta particular, puedes comenzar tu presupuesto pensando en crear un fondo de ahorro para emergencias.

1. Elabora una bitácora

El medio recomienda que elabores un registro de todos los gastos que realizas a diario. Para ello puedes cargar una libreta o irlos registrando en tu dispositivo móvil. Allí anotarás en qué y cuánto estás gastando cada día. Es mejor que lo hagas lo más detallado posible, dijo a CNN Expansión Sonia Sánchez.

Este registro te ayudará a ser más consciente de la forma en que utilizas el dinero.

2. Divide tus gastos por categorías

Ya que tengas la bitácora de un mes, vas a vaciar los datos en una tabla de tres columnas. En la primera pondrás los gastos fijos, los gastos variables en la segunda y en la tercera los gastos hormiga.

Gastos obligados son esos que debes hacer sí o sí cada mes y que no puedes recortar, o no en gran medida, tales como comida, transporte, educación y vivienda (que incluye renta, hipoteca y servicios, por ejemplo).

Luis Fabre de Condusef recuerda que los pagos de teléfono, agua y comida, entre otros, son gastos fijos cuyos montos pueden variar mes a mes, y puedes reducirlos modificando tus hábitos, destacó Luis Fabre, de Condusef.

En cuanto a los gastos que hagas de carácter anual, divídelos entre 12 para que consideres cuánto deberías ahorrar mes a mes para absorverlos, y no tener que efectuar un fuerte pago de golpe.

Por otro lado, gastos variables son los que se realizan con frecuencia por su importancia, pero el monto no suele ser fijo. Se refiere a entretenimiento, vestimenta, comidas fuera de casa o regalos.

Finalmente, los gastos hormiga son aquellos totalmente prescindibles o sustituibles, como taxis, cigarros, cafés o propinas.

CNN Expansión detalla que de la misma manera puedes registrar tus ingresos, dividiéndolos en fijos o variables, en caso de que aplique.

3. Recorta gastos

Ya que has detallado cada partida, obtén el gran total de ingresos y gastos, obtén tu saldo, que debe siempre ser positivo. Para ahorrar y presupuestar, considera hacer ajustes en los gastos variables y hormiga.

Recuerda complementar tu presupuesto con un calendario de gastos donde tengas indicadas las fechas donde tradicionalmente se eleva el gasto familiar, tales como regreso a clases, vacaciones, inscripciones, etcétera. Identifica también los meses en los que tienes mayores ingresos, que te servirán para solventar los gastos mayores.