¿Reparar o reemplazar?

Laptop inservible

Decidir arreglar un producto descompuesto o en vez de eso comprar uno nuevo, a menudo parece ser una adivinanza cara.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Te ayudamos a descubrir lo que más te conviene


Decidir arreglar un producto descompuesto o en vez de eso comprar uno nuevo, a menudo parece ser una adivinanza cara. Pero no hay necesidad de despilfarrar dinero en un producto malo. De hecho, reparar artículos descompuestos o seguir usándolos el mayor tiempo posible no es siempre la mejor manera de ahorrar dinero.

Nosotros hicimos el trabajo por ti, creando consejos año a año para más de una docena de electrodomésticos comunes, aparatos eléctricos y equipo para el jardín y la nieve.

Nuestro consejo se basa en la experiencia de 29,281 suscriptores que encuestamos como parte de nuestro Cuestionario anual en línea del 2013. También explicamos en detalle cuánto cuestan usualmente las reparaciones y qué opinaron nuestros lectores sobre esta tarea. Además ofrecemos consejos para que ayuden a que dure más el producto que ya tienes o una nueva adquisición.

Esto es lo que necesitas saber

Los productos no se descomponen más rápido. Los índices de reparación de la mayoría de los productos en nuestra última encuesta son similares a lo que encontramos en la encuesta de 2010. Algunos productos se descomponen menos.

Las laptops tienen un índice de reparación del 24%, menor que el 36% en 2010; los televisores LCD tienen un índice de reparación del siete por ciento, menor que el 15% hace unos años. Entonces, ¿por qué parece que las cosas no duran tanto como solían hacerlo? Porque cuando los productos se descomponen, es digno de recordarlo: dejan de funcionar totalmente (53%) o funcionan mal (32%), según nuestra encuesta.

Evita comprar cosas mal hechas. Revisa nuestra lista “Qué se descompone y qué no” para encontrar los tipos de productos más temperamentales y (de nuestras encuestas de historiales de reparación) las marcas más y menos confiables de cada uno.

Luego utiliza los “cronogramas para reparar o reemplazar” que te ayuden a decidir si una reparación vale la pena, es cuestionable o es una mala idea. Los cronogramas también te dan una idea de cuánto cuesta un producto nuevo.

Ahorra dinero en reparaciones. Las personas que recurrieron a tiendas de reparación independientes estuvieron más satisfechas con sus reparaciones que las que recurrieron al servicio de reparación de la fábrica, que es consistente con lo que encontramos anteriormente.Además de que las reparaciones les costaron menos. Eso fue especialmente cierto cuando se trataba de aparatos electrodomésticos grandes y equipo para el jardín.

Otra forma de ahorrar en las reparaciones es hacerlas uno mismo, así como lo hizo el 33% de los encuestados cuyos productos no estaban cubiertos por la garantía.

El predominio de videos sobre cómo hacerlo en YouTube y otros sitios (tales como RepairClinic.com, que alberga más de 1,400 videos) hace que reparar incluso aparatos complicados sea un reto mucho menos impresionante.

Pero si el producto está bajo la garantía del fabricante, tendrás que usar un taller de reparaciones autorizado por la fábrica o arriesgarte a anular la garantía. Solo asegúrate de que el técnico que llegue a tu casa haya sido debidamente capacitado en tu producto.

No importa quién haga la reparación: no gastes más del 50% del costo de un nuevo producto en la reparación de uno antiguo. Y si un artículo ya se descompuso antes, lo mejor es reemplazarlo.

Las garantías no mejoran la satisfacción. Solo el 15% de los productos de nuestra encuesta estaban cubiertos por la garantía del fabricante cuando se descompusieron, y aproximadamente el 10% estaba bajo un contrato de servicio o garantía extendida. Las personas que tenían un contrato de servicio o una garantía extendida no estuvieron más contentas con sus reparaciones.

En realidad es probable que estas personas hubieran tenido reparaciones hechas incorrectamente la primera vez y que tuvieron que esperar al menos dos semanas para la reparación que las personas que no tenían esos contratos.

E incluso el 77 por ciento de las personas, con contratos que les ofrecen reparación o repuesto gratis por la compra del producto, no ahorraron mucho dinero en sí. El costo promedio del contrato o la garantía fue de $136; mientras que el costo promedio de la reparación fue de $152.