Administra el dinero de tus padres sin volverte loco

Ayuda a padres

Si por alguna razón hoy tuvieras que hacerte cargo de las finanzas de tus padres, ¿sabrías qué hacer?

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Una planeación que puede resultar incómoda, pero es necesaria


Imagina que tu madre se cae o sufre un derrame cerebral, y ya no puede hablar. Si tuvieras que hacerte cargo de sus finanzas, ¿sabrías qué hacer? Cuidar de la frágil salud de los padres es muy estresante en sí. Y tener que manejar las finanzas al mismo tiempo puede resultar abrumador, especialmente si tienes problemas para encontrar los documentos que necesitas.

Empieza desde ahora

Lo ideal sería, por supuesto, preparar planes a largo plazo antes de que tus padres necesiten ayuda, insiste Bradley Frigon, abogado especialista de la tercera edad en Denver y presidente electo de la National Academy of Elder Law Attorneys, una asociación profesional. De lo contrario, tus padres tal vez ya no sean capaces de decirte cómo les gustaría que se manejaran sus finanzas o se prepararan los documentos necesarios para realizar sus deseos.

Ten una plática con ellos. Es necesario hablar al respecto, aunque el hecho de analizar las finanzas con tus padres pueda resultar incómodo –ya que ellos podrían pensar que hablar del tema es algo prematuro o entrometido-, afirma Linda Fodrini-Johnson, terapeuta en temas de familia con certificación en Walnut Creek, California, y presidenta de la Asociación nacional de administradores de atención geriátrica profesional, cuyos miembros están capacitados para evaluar la capacidad de un adulto mayor para realizar diversas actividades de la vida diaria, tales como el pago de facturas, entre otros.

Asimismo, incluye a tus hermanos si es posible con la finalidad de hacerlos partícipes de la situación y evitar futuros resentimientos.

Una manera de empezar es “hablar sobre tu situación”, sugiere Steve Hartnett, director asociado de educación en la Academia estadounidense de abogados especialistas en planificación testamentaria.

Hartnett manifiesta: "Puedes empezar por comentarles que tú y tu cónyuge recientemente hablaron sobre lo que le pasaría a la familia si algo te sucediera, y preguntarles si han pensado en algo parecido".

Si tus padres son receptivos, podrías empezar por hablar sobre cómo les gustaría que sus finanzas fueran administradas en el caso de que necesitaran ayuda en el futuro, y a quién designarían para que tomara las decisiones financieras por ellos.

En el caso de que no estén dispuestos a hablar, puedes pedir a un profesional que ellos conozcan: su abogado o contador, por ejemplo, para que se reúna contigo y tus padres. "A menudo, a los padres les resulta más fácil hablar de los asuntos financieros con sus hijos, si un asesor de confianza está presente", indica Fodrini-Johnson.

Recopila documentos importantes. Es necesario que cuentes con un poder notarial duradero (Durable power of attorney, DPA) o un fideicomiso revocable para hacerte cargo de las finanzas de tus padres mientras están vivos. Ambos deberán denominar a quien se hará cargo, en caso de que uno de los cónyuges ya no pueda manejar sus finanzas, y asimismo, denominar a los hijos que tomarán decisiones si ambos padres quedan incapacitados.

Estos documentos deben cumplir con las leyes del estado en el que viven tus padres. Así que si ellos no cuentan con un abogado ahora, deberán encontrar uno que se especialice exclusivamente en la planificación testamentaria y la ley del adulto mayor. Puedes encontrar uno en naela.org.

Un DPA es un documento más simple y podría costar aproximadamente $1,000 prepararlo para uno de los padres o $1,500 para los dos. Si las finanzas de tus padres son bastante simples (el dinero de ellos se encuentra en cuentas bancarias, fondos de inversión a corto plazo y certificados de depósito) y el testamento no representa un problema, los PND deberían ser suficiente, según indica Hartnett.

Un fideicomiso revocable, por otro lado, también retiene acciones que recibirán los beneficiarios sin pasar por el testamento. Elaborar uno podría costar aproximadamente $3,000 por un padre o alrededor de $3,500 a $4,000 por un fideicomiso conjunto. “Si cree que tendrá que lidiar con la venta de la casa familiar u otro bien inmueble en algún momento”, señala Hartnett, “un fideicomiso podría ser mejor, porque las compañías de títulos prefieren uno en lugar de un poder notarial duradero”.

Prevenir los abusos

Para evitar el abuso por parte de un hijo y para hacer que los padres se sientan más cómodos, cualquiera de los documentos puede incorporar la supervisión, al añadir una segunda persona con la cual la primera tendría que actuar de manera conjunta. Esa persona podría ser otro hermano.

El poder del hijo responsable de cambiar la voluntad de los padres o las designaciones de beneficiarios podría también ser limitado.

Recopila información adicional necesaria. Si no lo has hecho, pídeles a tus padres que hagan una lista de los lugares donde guardan los documentos importantes, como el título de propiedad de su casa, declaraciones de impuestos, testamentos y poderes notariales.

También debería incluir el nombre y los números de contacto de sus bancos, médicos, contador, abogado, compañía hipotecaria, planificador financiero y agencia de valores. La persona que asuma la responsabilidad de sus finanzas necesitará también saber de dónde provienen sus ingresos (pensiones, Seguro Social y retiros de la cuenta de jubilación individual, por ejemplo), y necesitará los números de Seguro Social de ellos, así como los números de sus bancos y cuentas de inversión, y las pólizas de seguro. Tus padres pueden conservar esta información en un lugar seguro en casa, y archivar una copia con su abogado.