"¡Ganaste 2 millones de dólares!", ¿en serio?

You Win

La FTC y otras autoridades investigan las quejas sobre estos concursos promocionales, pero constantemente aparecen nuevos sorteos.

- Thinkstock LLC/Picture Quest

Adultos mayores, las principales víctimas de estas estafas


La carta de la Award Notification Commission decía: "Felicitaciones - Usted es el ganador de dos millones de dólares". Se apreciaba un "sello de registro y validación" y mostraba una tabla de pagos detallada.

¿Has sido una víctima de este tipo de estafas? ¡Cuéntanos tu experiencia!

A la "afortunada ganadora" le pareció muy sospechoso. "Qué pena, pero no me pueden engañar", dijo Kathy Winger, de Franklin, Pa. "Supuestamente he ganado autos, computadoras, un diamante de cinco quilates. La lista nunca se acaba".

Los sorteos legítimos pueden ser entretenidos (hasta Consumer Reports tiene uno). Pero otros son problemáticos, dejándonos con mínimas posibilidades de ganar y altas probabilidades de acabar en listas de mercadotecnia directa. También garantiza más correos electrónicos de desconocidos, spam, y llamadas de ventas telefónicas o telemarketing. Los peores infractores roban dinero e información personal de sus víctimas, que tienden a ser con frecuencia adultos mayores.

La Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés), las autoridades postales, y las agencias del consumidor estatales investigan las quejas sobre estos concursos promocionales, pero constantemente aparecen nuevos sorteos.

Promociones de premios son el segundo fraude más común

En los resultados de la encuesta publicada en abril, la FTC encontró que las promociones de premios eran el segundo tipo de fraude más común (después de los productos para bajar de peso), con unos 2.4 millones de víctimas en 2011.

Estos son algunos de los métodos más usados por los sorteos fraudulentos:

- Cheques certificados que se deben depositar para cubrir impuestos y otros cargos antes de mandar las ganancias a un tercero. Haga esto y descubrirá que el cheque era falso.

-Promociones que parecen venir de agencias gubernamentales. En diciembre, un hombre de Maryland fue condenado a nueve años de cárcel por su participación en un sorteo en el que los estafadores tenían el descaro de decir que eran trabajadores de la FTC.

Alguien que ya ha sido engañado antes puede no estar exento de caer en la trampa de nuevo. Algunos estafadores vuelven a contactar a sus víctimas, afirmando que son agentes del orden público y que están tratando de recuperar las pérdidas, por la estafa que ellos mismos efectuaron— a cambio de una cuota, por supuesto.

En cuanto a los documentos de Winger, la letra pequeña decía que tenía que responder para tener la oportunidad de ganar los $2 millones y debía enviar "una cuota por la oferta premium" de $11.89, a pesar de que la promoción decía "la compra no incrementa la posibilidad de ganar". ¿Qué posibilidad existía? Una en 300 millones.

No hay evidencia de que alguien haya ganado los $2 millones, a pesar de que la compañía Next-Gen que tiene su sede en Kansas ha estado organizando la promoción en todo el mundo desde finales de 1999, dijo Aaron Reese, vocero de la oficina del Better Business Bureau de Greater Kansas City.

De hecho, la letra pequeña del anuncio dice que no hay garantía de que alguien haya recibido el número ganador. En 2011 la compañía parece haber aprobado un pago de $4,350 a 33 personas, pero solo a quienes confirmaron su domicilio.

La misma BBB ha otorgado un premio a Next-Gen: una calificación de F (reprobado). El servicio al cliente de Next-Gen nos dijo que no están interesados en responder a nuestras preguntas.

Lo que puedes hacer

Sólo responde a ofertas de sorteos de una compañía que conozcas bien, y verifica que la oferta no sea de un estafador que esté usando el nombre de la compañía, o una página web que se vea muy parecida a la de la compañía.

Ignora solicitudes que parezcan venir del gobierno, que usen sellos "oficiales”, que te pidan una cuota inicial, o que te digan que ya eres un ganador. Y ten en cuenta que en un concurso legítimo comprar algo no aumenta sus posibilidades de ganar.