La peruana Helen Saavedra logró establecer su negocio, ¡conoce cómo!

Helen Saavedra

Hoy en día, el negocio de Helen sigue creciendo, tiene previsto mover sus operaciones a una oficina permanente y contratar a personal adicional.

- Accion, The U.S. Network

Las cosas fueron difíciles, pero pudo lograr su objetivo


Helen Saavedra se mudó a Nueva York desde Perú hace más de 20 años. Como muchos inmigrantes, vino a los Estados Unidos con un sueño, ese sueño era estudiar y obtener su certificación en tecnología de ultrasonido; sin embargo, enfrentó varios desafíos, muchos de ellos relacionados con el idioma.

A pesar de esas dificultades, Helen completó su certificación y empezó a trabajar como especialista en tecnología de ultrasonido.

En el 2012, tras años de trabajar para otras compañías, Helen decidió que ya era hora de emprender su propia empresa, una empresa diferente a la de sus competidores.

Unique Ultrasounds Imaging Corp. es una empresa de ultrasonidos móviles que se desplaza hasta donde estén los médicos y los pacientes en clínicas u hogares por la ciudad.

La principal preocupación de Helen es el paciente. Ella ofrece una alternativa económica a la resonancia magnética (MRI por sus siglas en inglés) y a los exámenes médicos invasivos, ahorrando dinero a sus pacientes y a médicos y contribuyendo al cuidado preventivo en las comunidades que han tenido dificultades en poner a la salud como prioridad.

Asimismo, para los clientes que no lo puedan pagar, Helen ofrece su servicio gratuito: "Me encanta mi trabajo porque contribuyo a que la gente se mantenga sana", explica Helen.

Poco después de lanzar su negocio, Helen se encontró con limitados recursos económicos y se dio cuenta de que tendría que informarse acerca de los préstamos bancarios. Pero, como muchos otros inmigrantes y propietarios de negocios pequeños, Helen se enfrentó con problemas debido a su historial crediticio, y no pudo adquirir el apoyo bancario que necesitaba.

En junio de 2012, su banco le refirió a Acción, que reconoció su fuerte determinación, y le concedió un préstamo de $10,000.

Con estos fondos, Helen pudo comprar nuevas provisiones, y es más, pudo lanzar una campaña de publicidad que se dirigía directamente al mercado médico hispano.

Cuando se le preguntó sobre su préstamo, Helen explicó: "El préstamo de Acción vino en el momento correcto y oportuno. Solamente tardó unos días para procesar todo. Me dieron el préstamo, y no me lo podía creer".

Hoy en día, el negocio de Helen sigue creciendo, tiene previsto mover sus operaciones a una oficina permanente y contratar a personal adicional. Sigue retribuyendo a sus clientes, ofreciendo servicios gratuitos a los que no puedan pagarlos. También, contribuye a su pueblo natal en Perú mediante la financiación de eventos y proyectos de la comunidad.

"Me gustaría agradecerle a Acción por esta oportunidad y por haber creído en mí". Helen es una persona maravillosa y trabajadora que cree en el compañerismo de la comunidad.