• De compras en el supermercado
  • De compras en el supermercado
  • De compras en el supermercado
  • De compras en el supermercado
  • De compras en el supermercado
  • De compras en el supermercado
  • De compras en el supermercado
  • De compras en el supermercado
  • De compras en el supermercado
  • De compras en el supermercado
  • De compras en el supermercado
  • De compras en el supermercado
  • De compras en el supermercado
  • De compras en el supermercado
  • Próximo álbum

Trucos para ahorrar en el supermercado

13 formas de ahorrar

Piensa en los supermercados como una enorme máquina de ventas, donde los patrones de tráfico, la ubicación de los productos, los aromas, los mostradores y los anuncios hacen que pases más tiempo recorriendo los pasillos y gastes más dinero en la caja. Estos consejos prácticos de Consumer Reports pueden evitar que caigas en esas trampas.

1. Voltea para arriba y para abajo

Los supermercados se encuentran en el negocio de bienes raíces y el principal espacio de ventas son los estantes que se encuentran en el medio o al nivel de los ojos. Los vendedores pagan algunas veces a sus minoristas cientos -o incluso hasta miles de dólares- por el espacio en los estantes del supermercado para colocar productos nuevos o mostrarlos en un lugar destacado.

Existen diferentes opiniones respecto a estas diferencias de precios, donde los críticos sostienen que inhiben la competencia y elevan los precios que paga el consumidor. En cualquier caso, verifica si los productos similares en los estantes más altos o más bajos son menos costosos.
2. Observa al final de las hileras

Algunos compradores asumen que los productos al final de los pasillos están de oferta; por eso dichos mostradores pueden aumentar las ventas en un tercio.

Sin embargo, al final de las hileras se pueden destacar productos que están a punto de expirar o aquellos que no tienen rebajas. Otra veces, al final de las hileras se muestran productos relacionados, pero no todos están en oferta.
3. Compara los precios por unidad

Sólo unos cuantos estados y áreas metropolitanas tienen leyes que exigen que se coloquen etiquetas de los precios en cada producto. En otros lugares, normalmente encontrarás etiquetas en los estantes debajo de cada producto que muestran el precio por onza, cuarto de galón, libra o por 100 hojas.

Para ver si los paquetes grandes son realmente más baratos, compara el precio por unidad. Descubrimos muchos casos en los que más grande no era más barato. En ShopRite, por ejemplo, vimos una caja de Frosted Flakes de 14 onzas a $2.29 la libra, en comparación con una caja de 17 onzas a $4.38 la libra.
4. Considera si conviene lo orgánico

Lo orgánico es costoso, así que compra versiones orgánicas de productos que tiendan a tener más pesticidas cuando se cultivan de forma convencional, como las fresas, los duraznos y morrones.

Tal vez sea bueno comprar carnes y lácteos orgánicos pero no mariscos "orgánicos", ya que todavía no se ha establecido un estándar oficial.
5. Estima el costo de la conveniencia

¿Te parece mucho trabajo cortar zanahorias, apio, lechuga o el queso? Durante una de nuestras visitas a los supermercados, encontramos una bolsa de zanahorias cortadas a la juliana de 6 onzas a $1.50, casi cinco veces más que una bolsa de zanahorias enteras calculando el costo por unidad.
6. Compra verdura y fruta por bolsa

Algunos productos son más baratos embolsados que por libra. En ShopRite, una bolsa de papas de 5 libras costaba $2.99 en comparación con papas sueltas en un cajón a 99 centavos la libra. Si el producto tiene una fecha de caducidad larga, los productos en bolsa son una buena compra, a menos que la única alternativa sea la enorme bolsa de 20 libras que venden en Costco.
7. Verifica el recibo

El 6% de los entrevistados en nuestra encuesta de 2008 afirmaron que les habían cobrado de más en la caja. Eso coincide con la encuesta de 2005. Ambas encuestas revelaron también que ninguna cadena destacó como particularmente exacta o inexacta. Muchas cadenas te ofrecerán el producto de forma gratuita si registran un precio equivocado, pero es tu responsabilidad encontrar el error.
8. Compra en la panadería de la tienda

Cada vez más supermercados venden productos horneados en la tienda, con frecuencia, por menos que las alternativas comerciales.

En ShopRite, seis panecillos calientes, recién sacados del horno cuestan $1.99; un paquete de media docena de Freihofer's cuesta $3.19.
9. Fíjate en la ubicación

El mismo producto se puede encontrar a veces en diferentes lugares de una tienda a diferentes precios. En Stop&Shop, un queso suizo "de primera marca" de la casa estaba en un mostrador de productos gourmet a $6.99 la libra con una tarjeta de ofertas. En la sección de quesos estaba el mismo queso rebanado a $5.58 la libra, sin tarjeta. Un pedazo del mismo queso costaba $4.69 la libra, también sin tarjeta.

10. Cuídate de los anuncios engañosos

Muchas tiendas te tientan a que compres más de un artículo mediante una promoción. Por ejemplo, cuatro cajas de mezcla para pasteles a $5. Pero no es común que necesites comprar las cuatro para obtener el descuento. Sólo están poniendo un número en tu cabeza, esperando que compres en mayor cantidad.

11. Lee los volantes atentamente

Tres cuartas partes de las personas que encuestamos confían en las circulares y propaganda semanal para encontrar ofertas, lo que explica por qué la sola mención de un producto en un volante puede aumentar las ventas en un 500%, incluso sin ningún descuento. Los fabricantes pueden haber pagado para que los incluyan en los anuncios. No asumas que están en oferta.

12. Busca hasta el fondo

Los minoristas rotan con frecuencia la mercancía para que lo primero que veas sean las cajas de leche o cereales, carnes y otros productos empaquetados más viejos. Los productos más frescos están en la parte de atrás. Para alcanzar los productos con la fecha de caducidad más extensa, busca en la parte de atrás del estante.

13. Evita las tentaciones junto a la caja

Las golosinas cerca de la caja lucen muy tentadoras mientras más tiempo estás en la fila. Pero tienen un precio muy alto.

En Stop & Shop, una Coca-Cola helada de 20 onzas costaba $1.49 en la caja. En el pasillo de las bebidas, un paquete de seis botellas ligeramente más pequeñas costaba $3.33 en oferta, aproximadamente 66 centavos por 20 onzas. Para ahorrar bastante, tal vez podrías esperar a llegar a casa y agregarle hielo.

Próximos álbumes

Felices y económicas vacaciones

Las mejores 10 aerolíneas del mundo para viajar en 2015

En fotos, te presentamos Premium Kuro Black Burger, la hamburguesa negra de Burger King

Las 10 mejores ofertas de Apple para el Black Friday

Disfruta más imágenes
a tu izquierda